Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Netanyahu calienta el encuentro bilateral con Obama

Las declaraciones de Netanyahu contrastan considerablemente con las realizadas horas antes y ante el mismo foro por la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, quien advirtió de que la política de asentamientos anunciada por Israel en Jerusalén Este pone en peligro las conversaciones de paz con la Autoridad Palestina, un argumento que Netanyahu ha negado.
Jerusalén Este, que debía ser la capital del futuro Estado palestino, fue ocupada por Israel durante la Guerra de los Seis Días de 1967. El Gobierno estadounidense y el de Israel mantienen tensiones desde que Tel Aviv anunciase hace dos semanas sus planes para construir nuevas viviendas en los alrededores de Jerusalén Este.
Netanyahu ha llegado este lunes a Washington para realizar una visita oficial de tres días que tiene como objetivo acercar posturas con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, con quien se reunirá este martes en la Casa Blanca.
Reivindicando lo que ha descrito como un consenso nacional existente en Israel, Netanyahu ha reclamado ante AIPAC la soberanía de toda la ciudad de Jerusalén. Además, ha recordado que todos los gobiernos anteriores al suyo han construido "vecindarios judíos" en la localidad. "Cualquiera sabe, todos -estadounidenses, europeos, israelíes y palestinos- saben que esos vecindarios serán parte de Israel bajo cualquier acuerdo de paz. Por lo tanto, su construcción no excluye de ninguna manera la posibilidad de una solución de dos estados", ha señalado Netanyahu.
Irán, amenaza inminente
El portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs ha asegurado este lunes que los objetivos previstos para la reunión entre Obama y el primer ministro israelí son modestos. Israel ha dicho que en la agenda se ha establecido la cuestión iraní.
"Hoy, una amenaza sin precedentes se avecina sobre la humanidad. El radical régimen iraní armado con armas nucleares puede traer el fin de la era nuclear pacífica que el mundo ha disfrutado durante los últimos 65 años", ha señalado Netanyahu ante AIPAC.
"Israel espera que la comunidad internacional actúe con rapidez y decisión para desbaratar este peligro. Nosotros siempre nos reservaremos el derecho a la legítima defensa", ha agregado.
Más leña al fuego
El alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, ha afirmado este lunes en una entrevista televisiva que en Jerusalén Este se han de construir no sólo las 1.600 viviendas anunciadas entre una gran polémica por el Gobierno israelí, sino 50.000, de las que miles se edificarían en la zona anexionada a los palestinos tras la guerra de 1967. Esta cifra que quedaría encuadrada dentro de un plan de ordenamiento urbano a 20 años que Barkat planea poner en marcha en toda la ciudad.
"En torno a un tercio de esas 50.000 viviendas se construirán en barrios árabes, aunque no apoyo en absoluto la división que se suele trazar entre las zonas oriental y occidental de la ciudad. Jerusalén es una ciudad unida, una capital bajo soberanía israelí", ha afirmado Barkat en una entrevista a la cadena británica Sky News.
"Podemos negociar acuerdos con los palestinos y ser flexibles en otros asuntos, pero no con respecto a Jerusalén... El concepto de la congelación (de la construcción de asentamientos judíos en Jerusalén Este) es algo que no acepto y que jamás aceptaré", ha concluido Barkat.