Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Netanyahu y Abbas se reunirán cada 15 días para alcanzar la paz

El presidente palestino, Mahmud Abbas, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, han acordado volver a reunirse el 14 y el 15 de septiembre en algún lugar de Oriente Próximo, según ha anunciado el enviado de Estados Unidos para la región, George Mitchell, precisando que a partir de esa fecha ambos responsables se reunirán cada dos semanas.
El ex senador ha asegurado que Washington pondrá "todo nuestro peso" para respaldar este proceso de negociaciones directas que se ha iniciado este jueves. Según ha explicado, la reunión a tres, en la que estaba también la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ha sido "productiva".
El presidente palestino, Mahmud Abbas, ha aprovechado su intervención inicial para pedir a Israel que cese el bloqueo sobre la Franja de Gaza y que se suspenda cualquier actividad de construcción en los asentamientos.
"Pedimos al Gobierno israelí que siga adelante con sus compromisos de cesar todas las actividades en los asentamientos y que levante completamente el embargo sobre la Franja de Gaza", ha reclamado.
Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu se ha mostrado dispuesto a avanzar rápidamente para alcanzar un acuerdo de paz con los palestinos, aunque ha advertido de que para ello ambas partes tendrán que hacer "concesiones mutuas y dolorosas".
"El pueblo de Israel, y yo como su primer ministro, estamos preparados para recorrer este camino y avanzar un largo recorrido para alcanzar una paz genuina que traiga a nuestros pueblos seguridad, prosperidad y buena vecindad", ha asegurado.
En un tono conciliador Netanyahu se dirigió a Abbas como su "socio de paz", se comprometió a trabajar para poner fin "de una vez por todas" al conflicto de Oriente Próximo y afirmó que su Gobierno no dejará que ningún grupo terrorista bloquee el proceso de diálogo.
No obstante, el primer ministro israelí reiteró que cualquier acuerdo de paz debe incluir las garantías necesarias para la seguridad del Estado de Israel. Por ello, dijo, el posible pacto debe establecer la desmilitarización del futuro estado palestino, con el objetivo de que no se convierta en "un enclave terrorista financiado por Irán.
Abbas pone un plazo inicial de un año
Abbas, por su parte, afirmó que la consecución de un acuerdo de paz podría producirse en un plazo de un año pero insistió en que Israel debe congelar la construcción de asentamientos judíos y poner fin a la ocupación de Cisjordania.
Asimismo, el líder palestino condenó el atentado reivindicado por Hamás que causó la muerte de cuatro colonos hebreos en Hebrón el miércoles.
También, antes de la cena celebrada en la Casa Blanca, y desde el mismo atril, Obama se mostró "cauteloso, extremadamente cauteloso" ante la posibilidad de que la reanudación de las negociaciones directas pueda permitir la consecución de una solución de dos estados que ponga fin al conflicto de Oriente Próximo.
Horas antes, y tras reunirse por separado con Abbas y Netanyahu, el mandatario estadounidense señaló que la vuelta al diálogo directo entre israelíes y palestinos supone una "oportunidad" para la paz que podría no repetirse en mucho tiempo y que ninguna de las partes debe dejar pasar.