Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Naomi Campbell afirma que no tiene "nada que ganar" mintiendo en el juicio de los 'diamantes de sangre'

Naomi Campbell aceptó diamantes de sangrecuatro.com
En un comunicado emitido la noche de este martes, cinco días después de que testificase, la 'top model' también admite que en el juicio usó "mal" las palabras cuando manifestó que consideraba "una gran molestia" el tener que haber comparecido como testigo. Su intervención en el juicio se debe a que habría recibido 'diamantes de sangre' de Taylor después de una cena en Sudáfrica en 1997.
Además, la modelo asegura en el comunicado, emitido por Outside Organization, la agencia de relaciones públicas que la representa: "Soy una mujer negra que ha apoyado y siempre seguirá apoyando las buenas causas, especialmente las relacionadas con África".
Campbell explicó su versión de los hechos en el juicio, según la cual dos extraños la despertaron en medio de la noche y le dieron una bolsa que contenía unas cuantas "piedras sucias". La puso junto a su cama y no la examinó hasta la mañana siguiente, dijo la modelo, que añadió queno estaba acostumbrada a recibir diamantes en bolsas de tela sino en cajas.
Desconocimiento
Pero otras dos testigos, la actriz Mia Farrow y una ex agente de Campbell, Carole White, han hecho unas declaraciones que contradicen la de la modelo. La nota de Outside Organization señala que los hechos ocurrieron hace trece años y que los recuerdos pueden ser confusos. "Hay que apuntar que Naomi, Mia Farrow y Carole White han dejado claro que no sabían realmente quién era Taylor y que tampoco sabían mucho sobre Liberia en aquel momento", indica. "Esto no sorprende ya que Taylor había sido elegido hacía sólo un mes, más o menos", añade.
Igualmente, el comunicado destaca que "entonces no existía el término 'diamante de sangre', que pasó a ser de dominio público a partir de un discurso de (el ex presidente estadounidense) Bill Clinton en 2001 y, por supuesto, se hizo más conocido cuando se estrenó la película del mismo nombre en 2006". En cuanto a la afirmación de la modelo sobre que su participación en el proceso judicial le había supuesto una "molestia", la nota indica que Campbell "acepta" que usar esa palabra fue poco acertado por su parte pero que fue un comentario "espontáneo" que "se sacó totalmente de contexto".
Por otro lado, el comunicado presenta a la modelo como una persona comprometida con las buenas causas y que ha contribuido a ellas en África aportando y recaudando fondos. "Sugerir que a Campbell no le importa la difícil situación de quienes sufren en África es algo ridículo e hiriente". "Estuvo en Sudáfrica ayudando a una organización caritativa, tuvo los diamantes durante unas horas y se los entregó a un representante de la organización para niños de (el ex presidente sudafricano) Nelson Mandela", ha detallado la agencia. "Ella no está siendo juzgada en La Haya y ha sido lo más útil que podía ser para el tribunal", ha agregado.
Insistiendo en su historial, Campbell subraya en la nota: "Nunca he aceptado ninguno de los trabajos que me han ofrecido, durante mis 25 años como modelo, empresas que estaban a favor del Apartheid en Sudáfrica". Taylor está siendo juzgado por once cargos de crímenes de guerra y contra la Humanidad por su presunta participación en la guerra civil de Sierra Leona, donde, según la acusación, habría apoyado a los rebeldes, responsables de numerosas atrocidades, aunque él lo niega. Los fiscales están intentando relacionar al ex dirigente liberiano con los diamantes que recibió Campbell, si bien Taylor también ha negado estar vinculado con el comercio de 'diamantes de sangre'.