Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Multa a Google de 300.000 euros por escanear libros sin consentimiento

El Tribunal de Gran Instancia de París ha condenado a Google a indemnizar con 300.000 euros en concepto de daños y perjuicios al grupo francés editorial La Martiniere, por la digitalización de libros y su publicación on-line sin el consentimiento de los propietarios de derechos.
El juez prohíbe llevar a cabo nuevamente estas prácticas al buscador y advierte de que, en caso de hacerlo, impondrá nuevas sanciones económicas. La Martiniere, propietaria de la casa editorial Editions du Seuil, había denunciado a Google al entender que los autores estaban perdiendo dinero en esta nueva etapa de "revolución digital".
Este grupo, junto a la Asociación de Editores Franceses y una asociación de autores recordaba que escanear libros era un acto que debía conllevar el pago de los derechos de propiedad intelectual, por lo que solicitaban a Google una multa de 15 millones de euros, según recoge 'Portaltic.es' de 'LeMonde'.
Este juicio podría suponer un retraso en las intenciones del gigante norteamericano de poner en marcha un macro proyecto de digitalización de libros. A día de hoy, Google ha alcanzado acuerdos con varias bibliotecas americanas y ambiciona reproducir este esquema en todo el mundo, para crear una 'biblioteca universal'.
Recurso de Google
Google ha respondido con un recordatorio a los internautas franceses: podrían colocarse "a la zaga" del resto de usuarios de la Red en materia de conocimientos. La compañía norteamericana ya ha avisado que recurrirá esta sentencia.
El buscador considera que mostrar un número limitado de breves extractos de los libros cumple con la legislación de derecho de autor tanto en Francia como en los EE.UU., al tiempo que mejora el acceso a los libros. "Si los lectores son capaces de buscar y encontrar los libros, son más propensos a comprar y leer dichos libros", ha sentenciado un portavoz de la empresa.