Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere el domador de circo Ángel Cristo

Ángel Cristo con sus leones del circocuatro.com
Cristo, nació en Huelva, España, el 17 de octubre de 1944. Hijo de Margarita Dordid, contorsionista cuyo nombre artístico de "la pequeña Carolina", y del trapecista griego Christophol Papadópulos, vivió desde que nació bajo la carpa del pequeño circo propiedad de su familia, en cuyos espectáculos participó en todo tipo de variedades, aunque siempre sintió predilección por las fieras.
A los 17 años, el domador que trabajaba con ellos tuvo que ausentarse urgentemente y le pidió reemplazarle. Sin avisar a su padre realizó el ensayo del número con los leones, pero finalmente no pudo actuar en el espectáculo debido a que un vendaval se llevó la carpa del circo. Tras este intento fallido,debutó como domador en 1966, el mismo día de su cumpleaños. Cuatro años después se convirtió en empresario al adquirir un pequeño circo que con el tiempo se transformó en el "Circo Ruso", con más de 300 personas trabajando bajo su dirección.
Perseguido por la desgracia
Cristo tuvo numerosos accidentes de trabajo a lo largo de su carrera, algunos de ellos de gravedad, pero siempre salió adelante pese a las secuelas que le dejaron. En noviembre de 1980 fue atacado por uno de sus leones, de nombre "Tarzán", que le produjo heridas en los hombros y en la axila derecha. De nuevo en 1982 fue atacado en varias ocasiones. En 1984, mientras actuaba en Valencia, resultó herido en la espalda y en diciembre de 1988, esta vez en Barcelona, volvió a ser agredido por un león.
Además, tuvo que se hospitalizado por intoxicación en noviembre de 1986 tras incendiarse el Circo Ruso en San Sebastián. El 29 de julio de 1990 sufrió en Lérida uno de los percances más graves de su carrera profesional. Tres leones y un tigre se le abalanzaron y le produjeron heridas en el cuello, tronco y extremidades, así como fractura de seis costillas. Estos mismos animales le atacaron de nuevo en noviembre posterior y una vez más tuvo que pasar por el quirófano.
Cristo, que había entrado en una crisis profesional a partir de este año, fue objeto de denuncia en 1991 y 1994. La primera vez por supuesto maltrato a sus animales y la segunda, a raíz de la utilización de un bebé y dos niños en un número con elefantes. Por esta última, el domador fue condenado al pago de una multa de dos millones de pesetas. El 20 de mayo de 1995 ingresó de urgencia en el hospital gaditano de Puerto Real por ingestión de una importante cantidad de barbitúricos. El domador pasaba en ese momento por un mal momento económico y sentimental, después de romper con su socia y trapecista Angélica. Un mes después, el 16 de abril fue de nuevo hospitalizado al resultar herido grave en un accidente de tráfico en Osuna (Sevilla).
Huelga de hambre

Se vio envuelto en un nuevo escándalo en agosto de 1995 cuando presentó una denuncia contra un socio italiano al que acusó de agresión con arma blanca. En esta ocasión, las diferencias entre ambos fueron de tipo económico. Su situación económica se agravó en 1998 con el embargo de su circo y especialmente, en octubre de 2000, cuando la Comunidad de Madrid le impuso una multa de más de 2.000 euros por infracción de la Ley de Protección de Animales.
Para pedir tanto la devolución de su circo como de sus fieras, en junio de 2001 realizó una huelga de hambre de seis días en Madrid. Por su manifiesta depresión, en marzo de 2003 ingresó en la comunidad terapéutica "Peniel", en Córdoba, para someterse a un tratamiento de rehabilitación. Dado de alta, en septiembre de 2004 entró de extrema gravedad en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Parc Taulí de Sabadell (Barcelona) tras ser intervenido de urgencia de una perforación duodenal severa.
A lo largo de su carrera ha recibido numerosos reconocimientos. Entre todos, destaca la Medalla de Oro que le concedió el Festival Internacional del Circo en 1982.