Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moratinos normaliza las relaciones con Cuba

El ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha culminado su segunda visita a La Habana con una entrevista de casi tres horas con el presidente cubano, el general Raúl Castro, y ha proclamado que ha cumplido "todos los objetivos" del viaje.
"Se han normalizado todos los aspectos que quedaban todavía por cerrar de una relación intensa bilateral", dijo Moratinos a la prensa tras reunirse con Castro y antes de una cena de despedida a su colega cubano, Bruno Rodríguez, en la residencia del embajador español en la isla, Manuel Cacho.
Según el ministro, la normalización incluyó conversaciones sobre derechos humanos, la deuda con España que asciende a 2.000 millones de dólares, otros 300 millones que debe La Habana a empresarios españoles e incluso la reciente retirada de Cuba de los agentes de la inteligencia española.
La disidencia en contra
De su negativa a reunirse con representantes de la disidencia interna cubana, dijo que "España tiene una vocación clara de defensa de los derechos humanos, pero buscando resultados", y que ha hablado de ello con Castro y su canciller.
"No he venido a Cuba a reunirme con un sector de la sociedad cubana en particular. He venido aquí para reforzar las relaciones bilaterales (...) que beneficien el proceso de reformas que está llevando Cuba".
Invitación a Madrid
"Hay que seguir trabajando, teniendo el respeto a lo que es su política y su acción y al mismo tiempo trabajando en la confianza de que los pasos que se den en los distintos sectores vayan en la dirección adecuada", agregó Moratinos. Según él, "no se trata de pedir gestos sino que se avance en la buena dirección y haya resultados concretos".
"Nosotros creemos que son los propios cubanos los que tienen que dictar cuál es la manera de llevar sus asuntos políticos, lo respetamos y los acompañamos", insistió, asegurando que la política que se fijó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "ya dio sus frutos" y los seguirá dando.
En cuanto a la visita de éste a la isla, dijo que "sigue en pie" pero vio poco probable que pueda producirse antes del segundo semestre de 2010 por la presidencia de la UE, si bien aclaró que la cumbre UE- América Latina, a la que se ha invitado a Raúl Castro, podría ser "una primera ocasión" para un encuentro entre ambos.