Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montilla apela a una reforma de la Constitución para recuperar el Estatut

Montilla cuatrilunguieCNN+/Cuatro
El Parlamento de Cataluña debate en un pleno extraordinario la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto catalán. El presidente de la Generalitat, José Montilla, ha asegurado que "cabe exigir hacer valer el pacto estatutario", "empezando por la modificación de leyes estatales y el cumplimiento satisfactorio de los acuerdos adoptados", al tiempo que apeló a una reforma de la Constitución que reconozca la pluralidad nacional de España.
Montilla ha indicado que es una "hora grave y exigente para Cataluña", porque "la voluntad del pueblo de Cataluña se ha visto alterada" y la sentencia del TC "ha ido acompañada de una actitud hostil de la clase política y la sociedad española hacia las legítimas aspiraciones catalanas de autogobierno".
Además, ha explicado, que se trata de "una hora exigente" porque requiere de una respuesta "a la altura de las circunstancias", tanto de las fuerzas políticas, instituciones y sociedad catalana, como del Estado y las Cortes. En esta línea, reiteró que "la aprobación del Estatut no fue una concesión de España a Cataluña, sino un pacto político".
En su opinión, la sentencia tiene que ser acatada desde un punto de vista legal. "No seré yo quien llame a la rebelión", dijo Montilla, pero aseguró que, tras la sentencia, "se plantea el problema de cómo restituir la voluntad popular", una voluntad que "tenemos derecho a reclamar".
"Nos han faltado el respeto"
"Nos han faltado al respeto", aseveró, en "un proceso lleno de anomalías". "Nos han faltado al respeto quienes presentaron un recurso contra este Estatuto y no contra otros con disposiciones idénticas, los grupos que han tolerado una campaña indigna contra todo lo que viniera de Cataluña, quienes han lanzado infamias sobre nuestro modelo lingüístico y quienes han impedido la renovación del TC en tiempo y forma", afirmó, pero también "quienes minimizan ahora lo censurado por el TC".
Según Montilla, Cataluña "ha salvado su identidad, cultura y lengua y ejercido pacíficamente el autogobierno desde hace 30 años", pero existe un "insuficiente reconocimiento de la singularidad de Cataluña".

Sin embargo, resaltó "la intencionalidad política de fondo del Tribunal", que "pretende imponer su propia visión del estado autonómico" y lo hace, dijo, "no admitiendo el reconocimiento de Cataluña como nación". Se trata de una actuación del TC "irresponsablemente excluyente y sin tener en cuenta la realidad social de Cataluña".
Pactar una hoja de ruta común
Por tanto, Montilla ha anunciado que instará al Gobierno a modificar "determinadas leyes estatales" para recuperar la integridad del Estatut y las disposiciones que el Tribunal Constitucional anuló e interpretó en su sentencia.
En su primera intervención en el pleno monográfico del Parlament catalán sobre el fallo del Alto Tribunal, Montilla ha apostado por "dialogar con los responsables de la principales instituciones del Estado y con sus fuerzas políticas" para encontrar alternativas para dar cumplimiento el texto estatutario de antes de la sentencia.
El presidente ha pedido la unidad de tripartito y CiU para pactar una hoja de ruta común, y les ha instado a "resistir la tentación de poner por delante los intereses legítimos de los partidos" ahora que se acercan las elecciones autonómicas.
Mas insta a presentar una resolución
Por su parte, el presidente de CiU, Artur Mas, ha retado en el Parlament al presidente catalán a asumir personalmente la redacción de la resolución de respuesta a la sentencia sobre el Estatut si el tripartito no es capaz de pactarla, un desafío al que Montilla ha evitado responder por ahora.
Mas, que ya garantizó a PSC, ERC e ICV-EUiA que suscribiría sin condiciones la propuesta que pactaran, ha personalizado la oferta en el presidente, pero Montilla, en contra de la práctica habitual en los debates monográficos, ha evitado usar su turno de réplica.