Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montero arremete contra una bancada del PP que no se inmuta

Podemos, ovacionado al llegar pese a que su moción de censura no va a prosperar. Daba igual. El ambiente era el de las grandes ocasiones. Presentes, "los ayuntamientos del cambio" y Pablo Iglesias con americana. Aunque no iba a ser él, el primero en cantarle las cuarenta a Rajoy, que llegaba en coche, ni a sus ministros, poco abiertos a hablar. Sería ella, Irene Montero, en un discurso de dos horas y cuarto. Tiempo más que suficiente para resaltar, repetir y reiterar algunas ideas. La bancada del PP, inmutable a las acusaciones, a menudo, como quien oye llover.