Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Millonario a los 18 años gracias a 1.000 dólares que le regaló su abuela

Recibe 1.000 dólares de su abuela y los convierte en 1.09 millones con tan solo 18 años@erikfinman

Erik Finman es un millonario de 18 años estadounidense que ha conseguido amasar su fortuna de una forma muy digital: gracias a los bitcoins. El joven recibió 1.000 dólares de su abuela en 2011 y decidió invertirlos en la moneda digital. Hoy en día posee 1.09 millones de euros.

Finman comenzó a invertir en bitcoins, una unidad monetaria digital que no está respaldada ni depende de ningún gobierno, en 2011 gracias a un consejo de su hermano Scott. Así, compro bitcoins por valor de 1.000 dólares, dinero que le regaló su abuela por su 12 cumpleaños.
En 2013, los 1.000 dólares que había invertido inicialmente se habían convertido en 100.000 gracias al crecimiento de la moneda virtual. Con ese dinero, Finman puso en marcha una empresa de educación en línea llamada ‘Botangle’. Su objetivo era que los estudiantes frustrados encontraran profesores a través de la Red.
Pero, ¿por qué  esa empresa? La idea no surgió sola, si no que él mismo ha sido un estudiante frustrado. A pesar de tener ahora una gran fortuna, Finman no pasó buenos momentos en el instituto, llegando incluso un profesor a asegurarle que acabaría trabajando en un McDonald's.
Tanto creía en sus opciones de hacerse millonario, que cuando Finman aún no era poseedor de su fortuna, apostó con sus padres que no iría a la universidad si al cumplir 18 años poseía más de un millón de dólares, tal y como explica Clarín. Por lo que finalmente el joven no ha tenido que acceder a la universidad.
Además, la empresa que había creado funcionaba tan bien que en 2015 surgió una persona que quería comprarla. Para comprarla, ofreció a Finman dos opciones: 100.000 dólares o 300 bitcoins (que en aquel momento valía cada uno unos 200 dólares). Y claro, el joven millonario eligió los bitcoins y la historia ya se sabe cómo terminó: el valor de la moneda digital aumentó.
Desde entonces, Finman ha estado manejando sus propias inversiones de bitcoins y ha estado ocupado en otros proyectos, incluyendo uno con la NASA para lanzar un cohete gracias al proyecto ELa