Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Militares españoles matan a tres talibanes tras el ataque mortal contra un convoy

Militares españoles en Afganistán han matado a tres talibanes poco después de que hiciera explosión una mina anticarro contra un convoy que escoltaba a una caravana del Programa Mundial de Alimentos al norte de Qala-i-Naw (Afganistán) y que causó la muerte del soldado John Felipe Romero Meneses, de 21 años y de origen colombiano.
Los militares españoles que formaban parte del convoy que escoltaba a la caravana de alimentos sufrieron un nuevo ataque por parte de insurgentes cuando trataban de recuperar el blindado BMR que había sido atacado instantes antes con una mina anticarro.
Las tropas españolas respondieron al ataque con disparos y acabaron con la vida de tres talibanes, que tras la explosión de la mina antipersona habían permanecido ocultos en la zona para atacar de nuevo a los soldados. Las tropas españolas se han incautado también de armamento y munición de los insurgentes.
Asimismo, los soldados del contingente español pidieron ayuda aérea para repeler el ataque. Helicópteros de ataque del Ejército italiano han colaborado en las labores de respuesta al ataque, causando un número indeterminado de bajas entre los insurgentes.
Los nuevos BMR deberían haber llegado
Defensa está actualmente en pleno proceso de sustitución de los BMR (Blindado Medio sobre Ruedas) por los nuevos blindados RG-31, de los cuales está previsto que haya 61 en Afganistán entre enero y marzo. El envío de estos nuevos vehículos -más seguros para las tropas, con varias placas de protección, refuerzo de escotillas e inhibidores de frecuencia- al país asiático comenzó el pasado mes de octubre.
En realidad, estos nuevos vehículos deberían haber llegado a España procedentes de Suráfrica a principios de 2009, pero las mejoras introducidas por el Ejército (el eje delantero y el sistema de suspensión) retrasaron su llegada y, por tanto, su despliegue en misiones en el exterior.
Chacón viajará a Herat
La ministra de Defensa, Carme Chacón, y el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), general Julio José Rodríguez, viajarán en las próximas horas a Afganistán en el avión del Ejército del Aire que repatriará el cuerpo del soldado.
La ruta sería Madrid-Kabul y Kabul-Herat (esta segunda parte en avión Hércules). Después de celebrar allí una pequeña ceremonia, con honores y funeral, seguramente la ruta de vuelta será Herat-Kabul y Kabul-Barcelona.
Ya se han iniciado los preparativos para celebrar en Barcelona los funerales por el soldado Romero, que estaba destinado en el Regimiento de Cazadores de Montaña 'Arapiles 62', con bases en Barcelona y San Clemente de Sasebas (Lérida), y residía en Mollet del Vallés (Barcelona).
La explosión dejó además otros seis heridos, que fueron evacuados en helicóptero hasta el Hospital Role 2 de la Base de apoyo avanzado de Herat. Los dos más graves son el teniente del Ejército de Tierra Jordi FrancescRubio Carceller, de 28 años, casado y natural de Hospitalet (Barcelona) y el soldado de nacionalidad colombiana Daniel Ospina Quintana, de 23 años y soltero.
Los otros cuatro heridos son: el soldado Juan Morales Aroca, de 24 años y natural de Sevilla; el soldado Joshua Alcalá Silvera, de 20 años y natural de Tenerife; el soldado Carlos Gatos Guardado, de 23 años y natural de Barcelona, y el soldado Gerson Jaime Rodríguez, de 19 años y nacionalidad colombiana.
Cuatro fallecidos por minas anticarro
El fallecimiento del soldado John Felipe Romero Meneses eleva a cuatro las víctimas mortales de la misión española en Afganistán por atentados con minas anticarro.
El primer fallecido por este procedimiento fue el soldado peruano Jorge Arnaldo Hernández Seminario, alcanzado por la explosión de una mina al paso de su vehículo el 8 de julio de 2006.
Posteriormente, perdió la vida el 21 de febrero de 2007 la soldado Idoia Rodríguez Buján, también por la explosión de una mina contra carro colocada en una carretera del distrito de Shindad, limítrofe con la provincia de Farah, una de las más conflictivas de toda la zona oeste.
Las tropas españolas en Afganistán sufrieron un tercer ataque similar el pasado mes de octubre de 2009. El cabo Cristo Ancor Cabello falleció entonces cerca de Herat, cuando el vehículo en el que viajaba pisó una mina anticarro, provocando además cinco heridos.
92 militares muertos en Afganistán
La anterior víctima española en Afganistán fue Christian Quishpe Aguirre, de 24 años y nacionalidad española aunque oriundo de Ecuador, que el pasado mes de enero murió arrollado por un vehículo blindado que estaba en revisión en la Base de Apoyo Avanzado (FSB) de la OTAN en Herat.
Desde que las primeras unidades españolas llegaron al país asiático a finales de 2002, un total de 92 militares españoles han perdido la vida en Afganistán durante su participación en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) y en la misión 'Libertad Duradera'. De ellos, 81 murieron en accidentes, ocho en atentados o combates y otros tres a causa de infartos.
Las tropas españolas en Afganistán sufrieron un ataque similar el pasado mes de octubre. El cabo Cristo Ancor Cabello falleció entonces cerca de Herat, cuando el vehículo en el que viajaba piso una mina anticarro, provocando además cinco heridos.