Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de personas se manifiestan en Londres contra la visita del Papa Benedicto XVI

Varios miles de personas, menos de 2.000 según la BBC y más de 10.000 según los organizadores, se han manifestado en las calles más céntricas de Londres contra la visita de Benedicto XVI.
El acto ha comenzado en una esquina de Hyde Park y ha terminado en Dowing Street donde se procedió a la lectura de algunos discursos, entre otros de la cabeza de este movimiento Andrew Copson, presidente de la Asociación Humanista Británica; el científico Richard Dawkins; Clara Connolly, de Mujeres contra el Fundamentalismo; Sue Cox, víctima de abusos sexuales o Terry Sanderson, de la Sociedad Nacional Secular. El acto de protesta, que ha concluido sin ningún incidente, contaba con el permiso de las autoridades municipales de Londres.
Pide perdón por los "pecados" de la Iglesia
"Manifiesto mi profundo pesar a las víctimas inocentes de estos crímenes atroces" y "os pido a todos que os preocupéis de las víctimas y os compadezcáis de vuestros sacerdotes", ha asegurado esta mañana durante la Misa en la Catedral de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo en Westminster.
La celebración, que dio comienzo a las 10.00 hora local (11.00 en España), ha contado con la presencia de Rowan Williams, cabeza de la Iglesia de Inglaterra y arzobispo de Canterbury, uno de los primeros en llegar, además de todos los obispos ingleses, cientos de sacerdotes, la nave completa de fieles, y la actuación del coro de la catedral, que ha interpretado varias piezas de la misa gregoriana.
En la Homilía, el Santo Padre ha hecho una extensa referencia al papel de los laicos en la Iglesia, y en su cuerpo central, y de nuevo se ha referido a la cuestión de los abusos sexuales de sacerdotes y religiosos, algo que para Benedicto XVI supone un "inmenso sufrimiento".
"Manifestar mi profundo pesar a las víctimas inocentes de estos crímenes atroces, junto con mi esperanza de que el poder de la gracia de Cristo traerá la curación profunda y la paz a sus vidas", ha manifestado.
"Vergüenza y humillación"
Sobre esta cuestión ha seguido el Romano Pontífice: "Reconozco con vosotros la vergüenza y la humillación que todos hemos sufrido a causa de estos pecados; y os invito a presentarlas al Señor, confiando que este castigo contribuirá a la sanación de las víctimas, a la purificación de la Iglesia".
Por último ha agradecido "los esfuerzos realizados para afrontar este problema de manera responsable" y ha pedido a todos que se preocupen de las víctimas y se compadezcan los sacerdotes.
Su Santidad se ha reunido previamente con el primer ministro británico, David Cameron, y con el viceprimer ministro, Nick Clegg.
El Papa está siguiendo adelante con su agenda inicialmente marcada, a pesar de la detención de cinco personas que suponían una amenaza para su visita el pasado viernes. Posteriormente fue detenida una sexta persona, también implicada en estos peligros para Benedicto XVI.