Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Michael Jackson murió por un descuido de su médico personal

El médico personal de Michael Jackson, Conrad Murray, se distrajo hablando por teléfono tras suministras un anestésico conocido como Propofol al "rey del pop". Esta podría ser la causa del fallecimiento del cantante ya que el doctor abandonó la habitación en la que se encontraba el cantante para atender unas llamadas de teléfono y cuando volvió, Jackson ya no respiraba, según ha informado el diario Los Ángeles Times.
Horas antes de la muerte del "rey del pop" el pasado 25 de junio, Murray le inyectó el fármaco, tal y como había hecho anteriormente sin que el artista sufriera complicaciones. A su regreso, el médico se encontró con que Jackson había entrado en parada cardiorrespiratoria. Murray intentó reanimarle mientras el personal de la casa alertaba a los servicios de emergencia, pero ya era demasiado tarde, según las fuentes del periódico californiano.
El doctor podría ser acusado de homicidio accidental. Murray, en los interrogatorios policiales, ha asegurado que en la víspera de su muerte, Jackson había llegado agotado de los ensayos de los conciertos que tenía previstos en Londres, y que no era capaz de dormir. Para combatir el insomnio, "el rey del pop" llevaba unos 10 años consumiendo frecuentemente Propofol.
Conrad Murray, de 51 años, comenzó a trabajar como médico de Michael Jackson el pasado mes de mayo con un sueldo de 150.000 dólares mensuales. El médico confesó que no tenía claro cuáles eran los requisitos que conllevaba su trabajo.