Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

México cierra todos los colegios por miedo a que se extienda el virus

Las autoridades mexicanas calculan en 149 el número de muertes debidas a la gripe porcina en el país, a la espera de realizar los exámenes definitivos de esos casos. No obstante, el minsitro de Sanidad, que ha sido quien ha dado la cifra de fallecidos, ha añadido que sólo ha sido confirmada la relación entre el virus y las muertes en 20 de los casos.
El Gobierno, que ha anunciado su miedo a una "probable" extensión del virus, ha decidido cerrar las escuelas al menos hasta el 6 de mayo con el fin de evitar los contagios.
Miles de mexicanos permanecen sin salir de sus casas, los cines han cerrado el fin de semana, las misas fueron suspendidas y el fútbol se jugó a puerta cerrada. Los pocos que salieron a las calles usaban mascarillas para protegerse de un posible contagio.
"Esta semana que viene es crítica, estamos en un momento crítico y tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para frenar la propagación", ha afirmado en rueda de prensa el alcalde de la capital mexicana, Marcelo Ebrard. La mayoría de las muertes se ha registrado en Ciudad de México.
En el aeropuerto de la capital, los funcionarios repartían máscaras a pasajeros entrantes y salientes y colocaban carteles donde exhortaban a lavarse las manos y consultar a un médico en caso de sentir alguno de los síntomas.
Todo son problemas
Por si la gripe porcina no fuese suficiente, un terremoto de 6 grados en la escala de Richter ha sacudido el sur de México, según ha informado el Servicio Geológico de Estados Unidos. El epicentro del seísmo está situado en el estado de Guerrero, a unos 123 kilómetros al norte de Acapulco y a una distancia similar de México DF. El temblor tuvo su origen a 83 kilómetros de profundidad y comenzó a las 11.46 horas, y aparentemente no ha causado daños personales.