Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Metro de Madrid ha perdido 6,4 millones de euros en los dos días de huelga 'salvaje'

Castigo para los huelguistasCNN+/Cuatro
Metro de Madrid ha dejado de ingresar por cada día de huelga un total de 3,2 millones de euros. Asimismo, desde la empresa han explicado que poner en marcha el Metro un día normal cuesta 3,5 millones de euros, que en su mayoría no se han podido ahorrar porque son costes fijos, como es el caso de la limpieza o la seguridad.
Los andenes de Metro de Madrid han vuelto a amanecer cerrados este miércoles en lo que constituye el segundo día consecutivo de huelga en el suburbano sin servicios mínimos, después de que el martes se viviera en la región, especialmente en la capital, una jornada caótica debido a que los piquetes impidieron la salida de los trenes de las cabeceras de línea.
A diferencia de lo ocurrido el martes, cuando los usuarios aún confiaban en poder viajar a sus casas o puestos de trabajo en el suburbano, hoy pocos madrileños se han atrevido a acceder al Metro con el objetivo de intentar utilizar este medio de transporte.
En las estaciones de la red madrileña podía escucharse a través de la megafonía y leerse en los paneles informativos la misma leyenda de ayer: "Metro de Madrid informa de que con motivo del incumplimiento de los servicios mínimos establecidos no se presta servicio en toda la red de metro. Rogamos abandonen las estaciones".
Una tregua para el fin de semana
Esta situación hace que los casi dos millones de usuarios habituales de Metro tengan que buscarse un transporte alternativo para poder desplazarse por la ciudad. El martes, las vías más utilizadas fueron los servicios de Cercanías y EMT, que tuvieron que reforzar su flota; el taxi, que aumentó su demanda un 30 por ciento, y el vehículo privado, lo que generó los correspondientes colapsos de carreteras.
Los trabajadores de Metro de Madrid han acordado en asamblea cumplir el jueves y el viernes los servicios mínimos fijados para la huelga que están desarrollando esta semana y que ha colapsado durante dos días la capital. Sin embargo, amenazan con la posibilidad de convocar una huelga indefinida.
Después de dos días en los que los empleados del suburbano no han cumplido con estos servicios, el comité de huelga les propuso "hacer un gesto por los usuarios" el jueves y el viernes.
Esta propuesta, aprobada por la mayoría de los trabajadores, incluye también interrumpir los paros durante el sábado y el domingo. Asimismo, prevé una nueva asamblea de trabajadores para el lunes en la que se estudiará la posibilidad de convocar una huelga total e indefinida.
Por recortes salariales
En el origen de las protestas se encuentra la decisión del Gobierno regional de rebajar el sueldo de los empleados públicos un 5 por ciento, adaptando la normativa estatal. La única diferencia, es que el decreto madrileño se aplica también a las empresas públicas, entre las que se encuentra Metro de Madrid.
No obstante, el caso de los trabajadores del suburbano es distinto al de otros empleados públicos, ya que ese recorte se podrá efectuar en cualquiera de las partidas del capítulo primero, no sólo en los sueldos.
A juicio de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, esto es lo que deberían de estar negociando los sindicatos con la empresa en lugar de estar "amenazando" con "reventar Madrid" con sus paros y de dejar sin servicio a la ciudad.
El Gobierno pide "soluciones" a Aguirre
Ante la situación que vive Madrid, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha emplazado a la presidenta Esperanza Aguirre a tomar las medidas necesarias para garantizar el acceso de los ciudadanos a un servicio público como el Metro.
En una entrevista en Telecinco, la vicepresidenta ha subrayado que hay que respetar el derecho de los trabajadores de Metro a convocar y a hacer una huelga, pero ese derecho tiene que ser compatible con el de los ciudadanos a acceder a ese servicio, aunque sea con unos servicios mínimos.
Por ello, emplazó al Gobierno de la Comunidad de Madrid a tomar las medidas necesarias para restablecer los servicios mínimos y "buscar una solución" para garantizar la movilidad de los ciudadanos.
Primeras sanciones
Por otra parte, unos 200 trabajadores de Metro de Madrid recibirán la notificación de que la empresa les ha abierto expediente informativo por el incumplimiento de los servicios mínimos establecidos por la Comunidad de Madrid de cara a la huelga en el suburbano, según avanzó el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados.
"Más de 200 conductores recibirán en su domicilio la notificación de la apertura de los expedientes", señaló Granados, en declaraciones a Onda Cero, al tiempo que indicó que el Gobierno regional ha tenido "especial celo" para hacer llegar "a estos señores que no va a ser gratis".