Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Met de Nueva York descubre un cuadro de Velázquez en su colección

La obra del pintos sevillano Diego de Velázquez, "Venus y cupido"Reuters
El Museo Metropolitano de Nueva York ha descubierto que poseía un cuadro del pintor español Diego de Velázquez (1599-1660) desde hacía 60 años. El hallazgo ha sido fruto de las labores de restauración del cuadro que se atribuía a un discípulo del artista, según ha informado el Met.
Al limpiar y revisar el lienzo, los responsables del centro han detectado la firma del pintor sevillano sobre la obra. Según el Museo, el descubrimiento representa una "nueva adquisición importante" para el Met, "que posee la mejor colección de obras del maestro en Estados Unidos".
El cuadro retrata a un hombre de alrededor de 30 años, vestido de negro y engolado. De hecho, el hombre guarda un gran parecido con el personaje, cuya identidad se desconoce, que figura en el extremo derecho del cuadro de "La rendición de Breda" (1634-1635). Aparentemente se trata más bien de un ensayo y no de una obra acabada.
"Pincelada propia de Velázquez"
Esta obra ha tenido un gran recorrido desde que se pintó. El fresco fue legado al Met en 1949 por Jules Bache, un gran coleccionista de arte que presidía una importante empresa financiera durante la Segunda Guerra Mundial.
El lienzo perteneció a un hijo ilegítimo del Rey Jorge II del Reino Unido de Gran Bretaña. Posteriormente pasó a manos de Jorge V, Rey de Hannover hasta que Bache compró el cuadro a un comerciante en 1926.
Por entonces, un importante especialista afirmó que podía tratarse de un autorretrato de Velázquez, y como tal fue donado al Met. No obstante, esta versión fue modificada en las posteriores revisiones y en 1963, en un estudio monográfico del artista José López-Rey se le describía más como "una obra del taller de Velázquez que como un cuadro del propio artista".
Tras las labores de restauración, el Museo neoyorquino afirma tras retirar espesa capa de esmalte que lo cubría "revelaron que se trataba de una obra de asombrosa frescura, con todos los sellos distintivos de la pincelada de Velázquez".