Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mejor una cita con la ONU... que con un imputado por genocidio

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha reunido a solas en el Palacio de la Moncloa con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, tras anular la cita en la que también iba a estar presente el presidente de Ruanda, Paul Kagame.
Ban Ki-moon, Kagame y los líderes de otros países africanos participarán en Madrid en la reunión del Grupo de Impulso de los Objetivos del Milenio de Naciones Unidas que preparará la cumbre que sobre el cumplimiento de esos objetivos se celebrará en septiembre en Nueva York.
Inicialmente, estaba previsto que la reunión de este grupo se celebrase en la Moncloa, pero las críticas de organizaciones no gubernamentales y partidos políticos por la presencia de Kagame, imputado por genocidio y quien iba a presidir el encuentro junto con Zapatero, ha llevado finalmente al Gobierno a modificar los planes previstos.
Así, Zapatero sólo mantendrá una entrevista con el secretario general de la ONU en la sede de la Presidencia del Gobierno, mientras que las reuniones de trabajo se celebrarán en un céntrico hotel madrileño.
Reemplazado por Exteriores
En dichas reuniones, el Ejecutivo estará representado por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y por la secretaria de Estado de Cooperación, Soraya Rodríguez.

El presidente ruandés fue implicado por la Audiencia Nacional en delitos de genocidio, crímenes de lesa humanidad y terrorismo, pero no pudo ser procesado por su impunidad como jefe de Estado pese a que existían "indicios racionales de criminalidad".
Ante las críticas por la presencia de Kagame, fuentes del Ejecutivo habían destacado que era Ban Ki-moon quien le había designado para presidir la reunión junto a Zapatero, y habían señalado que lo importante era dar un impulso a la consecución de los objetivos de lucha contra la pobreza en un momento de crisis económica internacional.
Entre los asistentes a la reunión estarán también el Premio Nobel Muhammad Yunus, la ex presidenta chilena Michelle Bachelet o la premio Príncipe de Asturias de Cooperación y esposa de Nelson Mandela, Graça Machel.