Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mauritania admite que el mal estado de su Ejército dificulta actuar contra los secuestradores

El presidente de Mauritania, Mohamed Ould Abdel Aziz, ha dmitido que las fuerzas de seguridad del país africano presentan "deficiencias" evidentes tanto en su gestión como en su equipamiento, que vendrían arrastrándose desde los últimos años y que perjudicarían la erradicación y persecución de secuestros como el de los tres cooperantes españoles retenidos desde el 29 de noviembre.
Durante una visita al hospital Cheij Zayed en Nuakchot, Abdel Aziz ha respondido a preguntas de la prensa acerca de las medidas adoptadas por las autoridades para prevenir nuevos secuestros. En este sentido, ha aclarado que el Gobierno está "vigilante" y ha adoptado las iniciativas que ha considerado "apropiadas". Sin embargo también ha admitido que cierta "acumulación" de deficiencias "son la causa de lo que se ha producido", en alusión al rapto de los tres cooperantes de Acció Solidaria.
Abdel Aziz, que tomó posesión en el cargo el pasado 5 de agosto, ha indicado que los problemas que sufren las fuerzas de seguridad "no se resuelven en un sólo día". "Conviene subrayar que el Ejército ha padecido el caos y que las fuerzas de seguridad no disponían de los equipamientos necesarios ni tienen los medios y el compromiso exigidos", según informaciones de la Agencia Mauritania de Información.