Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Matanza en Nochevieja

El autor de la matanza de Nochevieja  se llamaba Sidnei Ramos, un técnico de laboratorio de 46 años capaz de asesinar a sangre fría  a su propio hijo de 8 años, a su ex mujer y a otras 10 personas mientras celebraban la llegada del año nuevo en Campinas, una localidad cercana a Sao Paulo.

Los vecinos, que aún asimilan la tragedia, no escucharon lo que ocurría en el interior de la casa porque el asesino  aprovechó el ruido de los fuegos artificiales para saltar este muro y colarse en la fiesta que su ex mujer celebraba por Nochevieja. Faltaban 15 minutos para la media noche cuando comenzó a disparar. Después de matar a 12 personas y herir a otras tres, se suicidó.

Antes de morir, Sidney envió una carta a un periódico brasileño, relatando su batalla legal por la custodia del niño y advirtiendo que "algo que iba a suceder". El país está conmocionado por este crimen y el presidente de Brasil ha lamentado "profundamente" lo ocurrido.