Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a un hombre por drogar a su perro y arracarle las orejas con alicates

Condenan a un hombre por drogar a su perro y arracarle las orejas con alicatescuatro.com

Los tribunales de Gales han condenado a un hombre por drogar con cocaína a su perro y después arracarle las orejas con alicates. Su nombre es Christopher Griffiths y su lesionada mascota, Víctor, fue descubierta por una asociación que denunció los hechos ante la Policía. 

Víctor es un Staffordshire bull terrier castaño que vivía con su dueño, Christopher Griffiths, en Wrexham, Gales. Durante septiembre de 2015 fue brutalmente mutilado por él cuando, tras suministrarle cocaína, le corto las orejas con unos alicates y un cuchillo. Maltrecho y herido, la asociación animalista RSPCA le descubrió y le llevó al veterinario de urgencias.
Ante las sospechas de maltrato, la ONG comunicó los hechos ante la Policía que el 22 de septiembre entró en su casa encontrando todavía restos de sangre del animal. Griffiths, de 35 años, se defendió alegando que había sido atacado por el perro. Algo que en el posterior juicio, celebrado gracias a la denuncia de RSPCA, se comprobó como falso.
Un año después del incidente, el proceso judicial ha terminado declarando culpable a Griffiths por un delito de maltrato animal y causar sufrimiento inecesario a un animal. La sentencia condena a Griffiths, que ya había estado en prisión provisional 24 semanas al ser arrestado, a 12 meses de libertad condicional, así como a 10 años en donde no podrá tener mascota alguna. 
En palabras del Juez Gwyn Jones: "Está claro que esto era una operación deliberada y planificada". Y es que "nadie va a saber cuánto dolor sufrió Víctor, ya que una cantidad considerable de la fuerza tuvo que ser utilizada para cortarle el cartílago". Según recoge Metro, esas lesiones y heridas podían haberse infectadollegando a producir graves daños o "incluso la muerte".