Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Malos conductores, peores peatones

Malos conductores, peores peatonesNoticias Cuatro
Según Tráfico, cada año fallecen más de 400 personas en accidentes de tráfico sucedidos en zonas urbanas y, aunque la mayor parte sean imputables a la alta velocidad o a la ingesta de alcohol, el resto lo son por no respetar las señales y normas básicas que regulan el tráfico.
Malos hábitos
La vida urbana y sus métodos y urgencias parecen haber contagiado a los hábitos de los conductores y así lo reflejan los datos de la encuesta de la OCU. Hay ciudades más infractoras que otras, San Sebastián, Córdoba, Bilbao, Tarragona y Murcia concentran un mayor porcentaje de conductores irresponsables al volante. Mejor paradas salieron localidades como Badajoz, Fuenlabrada, Málaga, Oviedo o Valladolid. No obstante, en alguno de estos puntos, los encuestadores fueron testigos de situaciones peligrosas para la integridad física de algún peatón.
El estudio de la OCU se realizó en 36 ciudades con más de 100 mil habitantes y se seleccionaron calles y semáforos que fuesen comparables. También se analizó el comportamiento de los conductores de los vehículos públicos. Cualquiera de ellos ha sido observado cometiendo las mismas infracciones que el resto de los conductores, con el agravante de que son profesionales y que deberían dar ejemplo. En este sector, las peores ciudades han sido Zaragoza, Bilbao, Las Palmas de Gran Canaria y Barcelona.
Advertir más que multar
El estudio de la OCU incluye conclusiones en las que analiza la falta de respeto de conductores y peatones a las normas de circulación y realiza una reflexión sobre las medidas a adoptar. Solicita una mayor implicación de los adultos en la educación vial de los menores a través del ejemplo diario y una actitud más comprometida de las Policías Locales con los infractores, advirtiendo más que multando.