Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La "Madrugá" registra cientos de miles de asistentes y algún incidente aislado

Las seis cofradías de la "Madrugá" han recorrido las calles de la ciudad en medio del fervor de cientos de miles de sevillanos y turistas, en la primera Semana Santa en muchos años que no se ha visto alterada por la lluvia en ninguna de sus jornadas.
Rafael Pérez, portavoz del Centro de Coordinación Operativa (CECOP) del Ayuntamiento, ha dicho que el primer incidente de la noche se produjo en el recorrido de las cofradías del Jueves Santo, ya que la pérdida de aceite de un vehículo de limpieza en la céntrica calle Tetuán obligó a las hermandades de El Valle y la Quinta Angustia a desviarse por la calle O'Donnell.
A las 4.15 horas de la madrugada se produjo otro incidente en la calle San Pablo, cuando la Policía detuvo a un hombre que estaba golpeando a su esposa y algunos transeúntes intentaron colaborar en su detención, según Pérez.
En ese momento pasaban por el lugar los últimos nazarenos de El Calvario y los primeros de la Esperanza de Triana y se produjo un conato de carreras de unas cien personas que creó la alarma y recordó a las avalanchas que, en la Semana Santa de 2000, causaron más de cien heridos.
Mar de plumas blancas
La hermandad de la Macarena fue la primera de las seis cofradías de la "Madrugá" en poner, quince minutos después de la medianoche, su paso de Jesús de la Sentencia en la calle, seguido por el mar de plumas blancas que forman los "Armaos" de la centuria romana que le escolta.
Otra cofradía "de barrio", la Esperanza de Triana, fue recibida por lluvias de pétalos a su salida por la calle Pureza, donde sus nazarenos formaron en un pasillo especial habilitado en la acera debido a las obras que se llevan a cabo en la Casa de Hermandad.
Aunque el llamamiento a protestar contra la ampliación de la ley del aborto ha tenido escaso eco entre los cofrades sevillanos, esta hermandad dedicó la primera "levantá" de su Cristo a "hacer un homenaje a los más débiles, a los que tienen derecho a la vida y nadie se la puede quitar", según dijo el capataz de sus costaleros.
Desgarradas saetas
En contraste con estas cofradías populares, El Calvario ha salido de la iglesia de la Magdalena en medio de un silencio sepulcral, solo roto por la voz desgarrada de las saetas en honor de su Cristo del Calvario y Virgen de la Presentación.
ElCristo de Los Gitanos, como ya es tradición, ha salido de su iglesia a los sones de "La saeta" de Joan Manuel Serrat y este año presenta como novedad su paso por el palacio de Dueñas, sede de la Casa de Alba, a las 11 de la mañana en lugar de las 4 de la madrugada.
El hijo de la duquesa de Alba, Cayetano Martínez de Irujo, ha dicho a los periodistas que su madre, convaleciente de una operación, está muy ilusionada por este cambio de horario que le permitirá ver al Cristo de los Gitanos, al que tiene gran devoción.
Lleno total
El Gran Poder, conocido como "El Señor de Sevilla", ha vuelto a lucir este año su tradicional túnica franciscana, que le da sus característicos andares, después de la experiencia del año pasado al recuperar una túnica de cardos totalmente bordada en oro, que no usaba desde hacía 60 años.
La noche ha registrado un lleno total tanto en los palcos de la llamada Carrera Oficial como por las calles de Sevilla, donde el alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), aseguró que este viernes se cumpliría el tópico de reunir a un millón de personas en la calle.
Tras su paso por la Carrera Oficial y la catedral, todas las cofradías emprenden el regreso a sus iglesias y la "Madrugá" concluye a las 14.15 horas del Viernes Santo con la entrada en su templo de la última de ellas, la de Los Gitanos.