Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MUBARAK DIMITE Y ENTREGA EL PODER AL EJÉRCITO

Egipto ha conseguido cambiar la historia tras más de dos semanas de protestas pacíficas. Ya sienten libres. El presidente egipcio, Hosni Mubarak, ha dimitido de su cargo 18 días después del inicio de las protestas en su contra, y ha cedido el poder al Consejo Supremo del Ejército, después de que ayer hubiera cedido parte de sus poderes al vicepresidente, Omar Suleiman.
Precisamente ha sido éste el encargado de hacer el anuncio a los 80 millones de egipcios, varios millones de los cuales se habían echado a las calles hoy para pedir con más contundencia que hasta ahora su renuncia.
En un escueto mensaje leído en la televisión estatal, Suleiman ha explicado que "durante estas circunstancias tan difíciles que está atravesando Egipto, el presidente Hosni Mubarak ha decidido dimitir del cargo de presidente de la República".
Asimismo, "ha encargado al Consejo Supremo de las Fuerza Armadas que administre los asuntos del país", ha precisado Suleiman, para terminar su intervención con un "que Dios bendiga a todo el mundo".
¿Y ahora cómo queda Egipto?
El Consejo Supremo del Ejército disolverá el Gobierno y las dos cámaras del Parlamento egipcio y gobernará por medio del presidente del Tribunal Constitucional, según ha informado la cadena de televisión Al Arabiya.
Antes del anuncio de la renuncia del presidente, Hosni Mubarak, realizado por el vicepresidente, Omar Suleiman, estaba previsto que el Consejo Supremo militar realizara una declaración.
Miles de egipcios salen a la calle para celebrarlo
Cientos de miles de egipcios celebran en las calles el fin de las tres décadas en el poder del presidente, Hosni Mubarak, y se han mostrado confiadas en que Egipto ha entrado este 11 de febrero en una "nueva era" que vivirá un punto de inflexión con la convocatoria, este mismo año, de elecciones libres.
Los cientos de miles de egipcios congregados desde hace 18 días en la plaza Tahrir, en el centro de El Cairo, han recibido con gritos de júbilo la salida del presidente, anunciada en televisión por su 'número dos', Omar Suleiman, en un mensaje de apenas medio minuto.
A lo largo del día, miles de personas se habían concentrado también frente al palacio presidencial y a la sede de la televisión estatal en El Cairo, insistiendo en su petición de que Mubarak dimitiera. También ha habido protestas multitudinarias en Alejandría, la segunda ciudad del país, y en otros puntos del país.
"Hemos tumbado al régimen, hemos tumbado al régimen", han coreado las miles de personas reunidas en la plaza Tahrir, convertida en símbolo de la revolución y en la que este viernes se han extendido las escenas de júbilo e incluso las lágrimas. "Hurra por Egipto", se podía escuchar por las calles de El Cairo, en unas escenas que también se han repetido en otras partes del país.
En las inmediaciones de la televisión estatal, donde miles de personas se habían congregado desde el jueves, algunos manifestantes han estrechado las manos de los soldados, precisamente después de que se haya sabido que será el Consejo Supremo militar quien pilote la transición político.
La televisión Al Arabiya ha informado de que algunos soldados incluso se han despojado de sus armas y uniformes y se han unido a los manifestantes, después de más de dos semanas de equilibrio entre las protestas pacíficas y la intervención de las fuerzas militares.
El Baredei: "El país ha sido liberado"
El líder opositor egipcio Mohamed El Baradei ha celebrado la dimisión del presidente, Hosni Mubarak, y ha declarado que, con su salida, "el país ha sido liberado", según una declaración en Twitter recogida por la cadena británica BBC.
"Este es el mejor día de mi vida", ha dicho El Baradei, quien horas antes había subrayado que la dimisión de Mubarak era "la única salida" a la crisis egipcia, que vivía hoy su décimo octavo día de protestas contra el régimen.