Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MILES DE VASCOS DICEN 'NO' A ETA EN LAS CALLES DE BILBAO

La multitudinaria manifestación en repulsa por el asesinato este pasado viernes en Arrigorriaga, Vizcaya, del inspector de la Policía, Eduardo Puelles García, ha comenzado en silencio, en Bilbao tras la pancarta con el lema "Por la libertad, askatasuna, ETA No". Entre un fuerte aplauso, la marcha, que ha recorrido toda la Gran Vía y la calle Buenos Aires para acabar en el ayuntamiento, ha estado encabezada por los dos hijos de Puelles, y otras víctimas del terrorismo. Detrás, el lehendakari, Patxi López, junto al resto de fuerzas políticas democráticas.
Tras la movilización, el Ayuntamiento de Bilbao se ha convertido en el escenario de críticas a la banda terrorista ETA. El lehendakari, Patxi López ha llamado a los vascos a "acabar de una vez por todas con ETA". López también ha defendido la valentía de Puelles, afirmando que el inspector de Policía Eduardo Puelles "ha sido asesinado por defender la libertad de los vascos".
Su viuda, Paqui Hernández, ha estado acompañada por sus hijos, y ha sido ella quién ha puesto toda la emoción y la entereza para cerrar un acto de dolor y de fe en el futuro. Paqui ha sido firme al mensaje de su marido: "no son presos políticos, son asesinos. Sólo han conseguido dejar una viuda y dos huérfanos, pero no me van a ver llorar. Gracias a Dios hay muchas personas como mi marido". Así ha cerrado las palabras de agradecimiento a todas las personas que les han acompañado.
Pero López no ha sido el único en condenar el atentado. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega; los consejeros del Gobierno Vasco y otros responsables institucionales, entre ellos, Iñigo Urkullu (PNV), Antonio Basagoiti (PP) y Mikel Arana (EB) han estado presentes. También han recorrido las calles de Bilbao el coordinador general de IU, Cayo Lara; la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín; y la vicesecretaria de Organización del PP, Ana Mato. El presidente del PNV de Vizcaya, Andoni Ortuzar, ha querido decir a ETA "que su tiempo ha acabado" y que la izquierda abertzale se lo debe decir y reclamar a los violentos "que abandonen la lucha armada".
Apoyo de otras víctimas
Otras víctimas del terrorismo han acompañado a los hijos de Puelles al frente de la pancarta. Entre ellos, Iñigo (hijo del empresario Inaxio Uria), Carmen Hernández (viuda del edil del PP Jesús María Pedrosa), Marian Romero (viuda del ex edil socialista Isaías Carrasco), Marian Ziarrusta (viuda del empresario Joxe María Korta), Blanca Villafañe (hija del guardia civil Juvenal Villafañe), Maite Mollinedo (viuda del ertzaina José María Agirre), Dolores Quintanilla (viuda del policía asesinado también en Arrigorriaga Manuel Fuentes) y Maixabel Lasa (viuda del socialista Juan Mari Jáuregui).
ETA utilizó amonitol
Además este domingo se ha sabido que ETA utilizó amonitol, su explosivo más potente, para matar a Eduardo Puelles. Éstas son las primeras deducciones de las primeras investigaciones policiales
El amonitol es un explosivo de fabricación casera. Su principal componente es un combustible que se usa para los aviones de aeromodelismo. ETA robó dos mil litros de este líquido hace dos años en Francia. La policía centra sus pesquisas en el comando Vizcaya, que ha usado este producto en varios atentados. Mientras este domingo en Arrigorriaga un ramo de flores recordaba el atentado. Todavía allí permanecen los restos de algunos de los coches afectados por la bomba lapa.