Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vuelo MH17 fue derribado por un misil ruso, según el informe final

Sobrecogedora la rueda de prensa para presentar este martes el informe final del accidente del vuelo MH17 de Malaysia Airlines. Porque ha sido en un hangar con los restos del fuselaje del avión. Un rompecabezas que ha llevado meses recomponer. Y la conclusión es evidente: lo que alcanzó al avión en pleno vuelo fue un misil BUK de fabricación rusa disparado desde alguna zona del este de Ucrania, el área que estaba sobrevolando tras despegar de Ámsterdam. "Estos misiles no impactan contra su objetivo", ha explicado el director del informe. "Sino que realizan una explosión de proximidad". Lo han ilustrado con una animación computerizada, en la que se podía ver cómo la ojiva explotó a la izquierda de la cabina de pilotos y de ahí que el avión no se desintegrara por completo en el aire. Los 298 ocupantes del avión murieron o perdieron la consciencia en cuestión de segundos, según los investigadores. Nada más conocerse estas conclusiones, Moscú y el fabricante estatal ruso de armas Almaz-Antey -creador del misil BUK- han negado cualquier implicación. Aseguran que no usan ese tipo de misiles desde 2011 y han acusado a la Oficina Holandesa de Seguridad de "parcialidad". La gran incógnita que no resuelve este informe es quién disparó el misil ya que esa cuestión se está investigando penalmente, también en Holanda, de donde era la mayor parte del pasaje, casi todos turistas que iban a pasar sus vacaciones en Malasia.