Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luto oficial en Santiago del Teide

Desprendimiento en playa de Los Gigantes, Santiago del Teide.Reuters
El alcalde de Santiago del Teide, Juan Damián Gorrín, preside hoy un pleno extraordinario para declarar 3 días de luto en el municipio tras los acontecimientos de ayer en la playa de Los Gigantes en donde dos mujeres han perdido la vida.
Gorrín ha lamentando además el "terrible e inesperado suceso" ocurrido en la tarde de ayer cuando un talud de piedra se precipitó desde unos 40 metros de altura sobre la playa.
La caída de las piedras se llevó consigo la vida de una mujer de 57 años y británica y de una vecina de Arona de 34 según confirmaba a última hora la Guardia Civil en un comunicado.
Asimismo, el primer edil ha anunciado el cierre de la playa mientras no haya garantía de seguridad para los usuarios. A última hora de ayer continuaban los trabajos de búsqueda si bien, según las primeras valoraciones, se confiaba en que no hubiese ninguna otra víctima.
Se podría haber evitado
La zona del suceso se encontraba balizada tras unos pequeños desprendimientos que se produjeron precisamente en ese lugar hace un mes, lo que ha provocado múltiples protestas de los vecinos de la localidad, ya que como se ha comprobado, no era una zona segura ni debidamente protegida.
El subdelegado del Gobierno en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, José Antonio Batista, ha reconocido hoy que "hace dos viernes" el Ayuntamiento tinerfeño de Santiago del Teide presentó ante la Dirección General de Costas un proyecto para proteger los acantilados, si bien este fue rechazado por no presentar las garantías necesarias para una iniciativa de este tipo. Ha señalado que Costas sugirió que se presentara otro tipo de proyecto para la zona que ayer se vio afectada por el desplome.
Batista indica que actualmente se está a la espera de dos informes, uno de la Guardia Civil y otro de Costas, para aclarar las circunstancias que han rodeado este suceso.
Ante las opiniones vertidas sobre si la zona de la playa estaba o no precintada para evitar el baño, Batista se mostró prudente. "Sabemos que hace un mes hubieron pequeños desprendimientos y esto llevó a tomar medidas", no obstante, "será el informe de la Guardia Civil el que revele los pormenores de las circunstancias", matizó el subdelegado del Gobierno.
"Creo que en estas tristes circunstancias es mejor ser prudente y prefiero no entrar en el debate", reseñó José Antonio Batista que ha insistido en que lo que haya pasado se conocerá tras el informe.