Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lorenzo Sanz niega el traslado de obras de arte fuera de España

Lorenzo SanzReuters
El empresario y ex presidente del Real Madrid, Lorenzo Sanz, está siendo investigado por un presunto delito de contrabando de bienes culturales y asociación ilícita y ha sido puesto en libertad con cargos anoche después de prestar declaración durante ocho horas y media.
Según fuentes policiales, Sanz fue detenido a las 10:30 horas, cuando salía de su domicilio, y trasladado, en calidad de detenido, a la comisaría de Retiro, donde tiene su sede la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional.
Hace más de un año, por orden de la Audiencia Nacional, comenzó la investigación que ha terminado con la detención de Lorenzo Sanz y varias personas más que colaboraban en el negocio de la exportación ilícita de cuadros.
Su objetivo era exportar a Italia, sin la autorización preceptiva del Ministerio de Cultura, entre otros requisitos, numerosas obras de arte, cuyo valor todavía no se ha determinado.
Niega su implicación
Lorenzo Sanz ha negado su implicación en este supuesto delito y ha explicado que hace tres años, unas personas de la casa de subastas más importante de Italia le pidieron unos cuadros.
Ha detallado que los intermediarios italianos se llevaron algún cuadro suyo, de origen español, y se comprometieron a encargarse de todos los permisos necesarios para sacar las obras de arte del país, pero no los tramitaron.
Ha comentado que sus cuadros "no tienen prácticamente valor" y que hasta hoy no ha vuelto a saber nada ni de los cuadros ni de lo que se pagó por ellos en subasta. "Yo no he sacado ninguna obra de arte", ha recalcado el ex presidente del Real Madrid antes de agregar: "no entiendo de arte porque mi negocio es el inmobiliario".
Según la legislación, cualquier obra de arte con más de cien años de antigüedad requiere un permiso de salida del país, ha apuntado Sanz, quien ha señalado que "si hubieran tramitado los permisos, no habría ningún problema".