Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Londres indemnizará a las víctimas de torturas en Guantánamo

Objetivo: torturar a los presosNoticias Cuatro/ CNN+
La cadena británica ha apuntado la existencia de al menos una docena de ex presos que estarían en la misma situación aunque solo pudo documentar la de seis de ellos, Bisher al Rawi, Jamil el Banna, Richard Belmar, Omar Deghayes, Binyam Mohamed y Martin Mubanga, que supuestamente fueron torturados por la CIA con el consentimiento del MI5, que también habría obtenido información mediante estas técnicas.
En concreto, se refiere al caso de Mohamed, de 32 años de edad, que en el año 2002 fue detenido y retenido en Pakistán antes de ser trasladado a Marruecos y, finalmente, a Guantánamo. Según su testimonio, en Rabat recibió la visita de un agente británico que fue informado de las torturas sufridas de manos de miembros de la CIA.
Los seis trasladaron al Tribunal Supremo sus denuncias contra el Gobierno, al que acusan de conocer, a través de sus dos agencias de Inteligencia, MI6 para seguridad exterior y MI5 para seguridad interior y tres de sus departamentos, las torturas de las que fueron víctimas antes de ingresar en Guantánamo.
Ante el inicio de un proceso legal, la BBC asegura que Londres habría preferido negociar un acuerdo con los ex reos para, por un lado, ahorrarse los costes y, por otro, evitar una nueva polémica acerca de los servicios de Inteligencia británicos. Así, tras largas conversaciones, Londres se habría comprometido a indemnizar a los seis demandantes, aunque no se ha revelado el importe.
El Gobierno ha negado en varias ocasiones que los servicios de seguridad británicos estuvieran implicados en torturas de presos. Sin ir más lejos, el mes pasado el jefe del MI6, John Sawers, calificó estos métodos como "ilegales y aberrantes", al tiempo que defendió la necesidad de que ambas agencias actúen en secreto.