Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llevar "burka" en público en Francia podría multarse con 750 euros

Prenda tradicional afganaCUATRO
La multa se aplicaría a cualquier persona que, en la vía pública, lleve el rostro "integralmente tapado", según explicó el presidente del grupo de la gobernante Unión por un Movimiento Popular (UMP) en la Asamblea Nacional, Jean-François Copé, en una entrevista concedida al diario "Le Figaro Magazine".
El texto prevé además una sanción "agravada para una persona que obligue a una mujer a llevar un velo integral", agregó el diputado.
La polémica ley podría comenzar a aplicarse el próximo otoño, si se cumple el calendario que maneja la UMP, con mayoría en la Asamblea Nacional, después de que se supere el debate parlamentario y de que se consulte a las personas concernidas, explicó Copé.
Mientras tanto, está en curso una misión parlamentaria que estudia el asunto y que debe aportar sus conclusiones a finales de enero.
Apoyo de Sarkozy
La iniciativa para prohibir el uso público del "burka", prenda de origen afgano que oculta completamente a la mujer tras una ancha túnica y sólo cuenta con una pequeña abertura a la altura de los ojos, surgió la pasada primavera, cinco años después de la prohibición del velo islámico y de los signos religiosos en los centros públicos franceses.
Unos sesenta diputados de diferentes partidos solicitaron una comisión de investigación sobre la proliferación del "burka", proyecto que recibió el apoyo del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy.
Durante un solemne discurso en el Palacio de Versalles, Sarkozy calificó esa prenda como un "signo de servidumbre", contrario a la "idea de la República francesa sobre la dignidad de la mujer" y declaró que "no es bienvenido en el territorio francés".
Controvertido debate
Tan controvertido como el debate sobre el velo islámico, la discusión sobre la conveniencia de prohibir el "burka" ha dividido, por ejemplo, al Partido Socialista (PS).
Mientras que el portavoz de la formación, Benoît Hamon, condenaba la utilización del "burka" pero aseguraba que su partido "no es favorable" a una ley que lo prohíba, pesos pesados de la familia socialista como el diputado Mauel Valls se han expresado a favor del proyecto de ley.