Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llega a los cines una nueva comedia española, 'Los del tunel'

Arturo Valls, Natalia de Molina, Neus Asensi y Raúl Cimas encabezan el reparto de Los del túnel, una original y divertida comedia dirigida por Pepón Montero que se presentó el pasado martes en Madrid.
Todos ellos dan vida a un grupo de supervivientes del derrumbamiento de un túnel que debe enfrentarse a la vida, después de sobrevivir a una catástrofe como ésa.
Un arranque insólito y una evolución inesperada es lo que según su director, constituye la fuerza de esta película en la que un grupo de supervivientes es rescatado después de permanecer atrapado quince días en un túnel y que tras esta experiencia quedan a cenar todos los viernes.
En ese grupo de gente variopinta podemos ver todo tipo de personajes: el héroe, la adolescente rebelde, el matrimonio en crisis... y el idiota, así que mientras los demás celebran estar vivos, Toni se plantea su condición de 'idiota del grupo' y eso le sume en una crisis mayor que la propia experiencia de la catástrofe.
CHANCE: ¿De dónde viene esta comedia un poco loca?
Pepón Montero: Arturo y yo nos conocemos desde Camera café y siempre estuvimos hablando de cuándo haríamos una película, y justo hace un par de años dijo 'vamos a hacerla', y teníamos esta idea de qué sucede cuando termina una película de catástrofe, y a partir de ahí arrancamos.
Arturo Valls: Yo, aclarar que como productor novato, el rollo no es 'quiero producir películas, a ver que hay', es 'quiero producir este tipo de comedia, con este tipo de personaje, y como no me la ofrecian, no habia otra que producir'. Fue así, tenía muy claro que quería hacer esta peli.
CH: Cuéntanos algo de tu personaje, porque veo bastante del personaje de Camera café.
Arturo: Efectivamente, no deja de ser ese comercial, que han puesto en esta situación extrema, en esta tragedia, y es ese cachondo, ese idiota pesado, que va a sufrir una crisis postraumática, osea que lo que vive fuera del túnel va a ser casi peor que lo que vive dentro.
CH: Da la sensación de que va a ser el personaje que más gancho tenga con el espectador porque es el más sincero.
Arturo: Es el único que esta a la altura, un poco. A mí esto me gusta mucho de la película este tema de intentar ser quien no eres con tal de encajar en un grupo, que es lo que le pasa a él. El hecho de asumir quien somos es un mensaje que tiene la peli que a mí me parece muy interesante.
Pepón: Le pasa a todos, no solo a su personaje.
CH: ¿En qué túnel creéis que se puede ver el espectador? ¿En qué tunel os veis vosotros?
Arturo: hay una cosa que me gusta mucho, que a veces la decimos, que es que la gente se puede sentir identificada con la peli, pero no se quién dijo que aquí la gente se siente aludida.
Pepón: Sí, que la gente sale diciendo 'uf, me ha tocado'. Que te ríes, pero hay algo... y fíjate que los personajes no son nada ejemplarizantes.
CH: ¿Hay una necesidad por reírse?
Arturo: Yo creo que sí, que es fundamental, no nos queda otra conforme están las cosas. En este caso es una risa con recado, que viene con algo más.
Pepón: En España siempre ha habido una tradición de comedias, no es algo nuevo. Sí que es cierto que últimamente son las películas a las que va la gente.
Arturo: No quiero utilizar esos lugares comunes, pero son medicina para el alma.
CH: ¿Por qué escogisteis al policia? ¿Cuál es el mensaje que quereis dar?
Pepón: En el fondo es lo mismo en todos, les gustaría ser otra persona, a todos les pasa. El túnel lo que les provoca es intentar serlo. Y el más llamativo es el policía, porque de pronto es un héroe, se convierte en quien le gustaría haber sido, el sueño dura lo que dura, claro.
Arturo: Un héroe de todo a cien.
CH: De este reparto coral, ¿qué ha sido lo más complejo?
Pepón: Queríamos tener una variedad de registros, creíamos que eso iba a darle mucha realidad, y juntar alrededor de Arturo un casting que le diera mucha vida.
Arturo: Sobre todo, tengo que dar las gracias a Pepón por la apuesta por un actor menos conocido para el gran público. La sensación esta de salir y haber descubierto a grandes actores de teatro, y decir 'quién era ese actor, qué maravilla', esa sensacion es muy estimulante, y creo que es una apuesta de Pepón que ha salido muy bien.
CH: ¿Qué referentes habéis tenido del cine español?
Pepón: Si los hay son inconscientes. El otro día me decían que les recordaba a las comedias italianas de la época dorada, pero no ha sido a propósito. Si que el personaje que hace él es un peripatético, desde el melodrama o drama, sacar la comedia, que eso es una cosa que puede ser italiana.
CH: ¿Te vas a animar a volver a producir?
Arturo: Pues me ha picado el gusanillo, la verdad que vivir el proceso de fabricación de una película, sobre todo, ver cómo interviene tanta gente y con tanta pasión, es un mes y medio de rodaje en el que una cantidad de gente está al unísono, con una armonía, que es apasionante. Es verlo crecer, es una cosa bastante adictiva.
CH: ¿Cuánto tiempo ha llevado desde que quisiste hacer este proyecto?
Arturo: Pues casi tres años. Esos botellines diciendo 'hacemos la película', y ahora aquí hablando, es muy bonito, de verdad.
CH: Si pudieras hacer algun tipo de comparación con el túnel y la España de ahora, ¿en qué fase del túnel crees que estaríamos?
Arturo: Yo veo un poquito de luz al final del túnel, pero estamos entrando en una dinamica de rencor y polemica, de estar a la gresca, percibo una cosa que no se que esta pasando con el ser humano, que ganas de discutir. Este nivel no me gusta mucho, pero saldremos, confío en el ser humano.