Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Libia, bajo control militar de la OTAN

"Por el momento, habrá una operación de la coalición y otra de la OTAN", declaró Rasmusen, al anunciar el acuerdo y advertir que no era definitivo pues cabía la posibilidad de que la Alianza asumiera mayores funciones. Antes, el ministro turco de Exteriores, Ahmet Davotuglu, declaró en la televisión turca que "la operación será entregada plenamente a la OTAN". En una misión planamente aliada, Turquía podría vetar misiones, mientras que no podrá influir en operaciones realizadas por la coalición fuera de la estructura aliada.
El control de la OTAN
La ampliación a la exclusión aérea de las actividades militares para el control naval del embargo de armas deja sin aclarar el crucial detalle de qué se hará sobre ataques a objetivos terrestres. Podrían quedar cubiertos por la ambigua alusión de Ramussen a la autodefensa o seguir siendo misión de la coalición internacional. Anoche se apuntaba que los aliados podrían intervenir en defensa de la población civil. Un grupo de expertos emitirá un dictamen el lunes. En una situación muy fluida y en pleno proceso de discusiones sobre responsabilidades, Nicolas Sarkozy insistió en que el directorio internacional anunciado a principios de semana para orientar políticamente la campaña libia seguirá manteniendo tal objetivo porque, hizo notar, con dos países árabes (Catar, con seis aviones, y Emiratos Árabes Unidos, con 12) en la coalición es necesaria una dirección política. "La OTAN se quedará con la dirección militar", remachó.