Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Libia camina hacia la democracia o a una "prolongada guerra civil"

La oposición libia se arma en ZauiyaReuters
Libia podría convertirse en una democracia o sumirse en una guerra civil, ha advertido este martes la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ante la Comisión de Exteriores de la Cámara de Representantes.
"En los próximos años, Libia podría convertirse en una democracia pacífica o podría enfrentarse a una prolongada guerra civil", ha alertado Clinton, subrayando que "es mucho lo que está en juego". "Toda la región está cambiando y una respuesta fuerte y estratégica estadounidense será esencial", ha resaltado.
Según Clinton, lo que está ocurriendo en Libia es un ejemplo de cómo tiene que emplear Washington su capacidad diplomática y defensiva así como la ayuda al desarrollo para "protegernos nuestros intereses y fomentar nuestros valores".
EEUU reubica sus fuerzas áreas y navales en torno a Libia

Este pasado lunes, EEUU comenzó a acercar a Libia buques de guerra y aviones y ordenó la congelación de bienes por valor de 30.000 millones de dólares, aumentando la presión sobre el dirigente libio, Muamar el Gadafi. La Agencia para el Desarrollo Internacional estadounidense (USAID) va a enviar dos equipos humanitarios para que entreguen alimentos y medicinas a los libios que huyen hacia Túnez y Egipto.
La jefa de la diplomacia ha comparecido ante los representantes para defender el presupuesto de 47.000 millones de dólares propuesto por el presidente, Barack Obama, para el Departamento de Estado y USAID, lo que significa un 1% más con respecto a 2010.
Los rebeldes temen nuevos ataques de aviones militares
Los ciudadanos libios que están protegiendo un importante almacén de munición situado en la base militar de Haniyeh, cerca de la localidad de Ajdabiyah, en el este del país y controlada por rebeldes, temen que los aviones militares del régimen de Muamar el Gadafi ataquen de nuevo este acuartelamiento provocando daños en varios kilómetros a la redonda.
El lunes, un avión militar de las fuerzas leales a Gadafi bombardeó el exterior de los muros de la base militar antes de volver a atacar cerca de un búnker de almacenamiento en el interior de recinto militar, según ha informado un oficial militar presente en el lugar y que se ha unido a la oposición al líder libio.
El oficial Mohamed Yusuf ha explicado que el ataque del avión militar fue respondido con fuego de armas antiaéreas. Posteriormente, a las 21.00 horas, los defensores de la base escucharon la llegada de un helicóptero, al que también repelieron con fuego antiaéreo.
Horas después, a las 5.30 horas de este martes, llegó a la zona otro avión militar, según ha relatado Saad Mahmoud, otro oficial que también ha desertado de las fuerzas leales a Gadafi durante la revuelta militar que ha dejado buena parte del país bajo control rebelde. "Disparamos indiscriminadamente y se fue", ha indicado.
Los rebeldes que controlan la base de Haniyeh han explicado que la bomba lanzada por las fuerzas leales a Gadafi cayó en el interior del acuartelamiento militar en un campo de minas, por lo que ha sido imposible comprobar el lugar de la explosión.
Aumenta el drama de los refugiados
El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) cifra ya en más de 140.000 las personas que han huido de la situación que vive Libia con destino a Egipto y Túnez, después de que sólo este lunes14.000 personas cruzaran la frontera, el volumen más alto hasta la fecha.
Según a las autoridades de Túnez, entre 70.000 y 75.000 personas han huido hacia territorio tunecino desde el 20 de febrero, mientras que las autoridades egipcias han informado de que unas 69.000 personas han cruzado hacia Egipto desde el 19 de febrero.
Los equipos de ACNUR en la frontera entre Libia y Túnez han indicado que "la situación está llegando a un punto crítico" en la frontera, que se espera que hoy crucen entre 10.000 y 15.000 personas.