Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liberada tras pasar 14 años en prisión acusada de matar a su hijo

Tammy Marquardt tenía 21 años cuando sufrió el calvario que le hizo perder la custodia de sus otros dos hijos, que fueron adoptados, además de terminar con una condena de cadena perpetua, según publica el periódico canadiense 'National Post'.
La madre canadiense fue condenada por error después de que un patólogo forense diera un testimonio equivocado en el que aseguraba que Kenneth Wynne, de dos años y medio había muerto asfixiado por estrangulamiento.
El forense, al que recientemente le han retirado la licencia para ejercer por incompetencia profesional fue considerado durante muchos años una estrella de su especialidad. Sin embargo, nuevas pruebas de expertos han proporcionado pruebas de que la condición de epilepsia del niño provocara la muerte súbita.
Ahora Tammy Marquardt está libre, aunque sigue sin creer en la justicia.
"Honestamente, nunca pensé que vería este día", dijo Marquez. "Creo que no hay justicia. Ellos no van creer que alguien como yo", dijo la mujer emocionada a la salida del juzgado de Oshawa que dictó su excarcelación. "Mi pesadilla ha terminado", dijo Marquardt, sosteniendo una foto de un sonriente Kenneth.
"La única cosa que nunca debería haber sucedido ha terminado. Ahora Kenneth finalmente puede descansar en paz. Ha sido demasiado tiempo."
En este último procedimiento del tribunal que duró una hora, la madre tuvo que escuchar la transcripción de la llamada al 911 que había hecho cuando ella encontró a su hijo que no respiraba enredados entre las sábanas.
Cuando los equipos de emergencia llegaron a su casa esa noche de octubre de 1993, trasladaron al niño al hospital de Toronto y de inmediato ella fue trasladada a la comisaría para ser interrogada.