Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una nueva Ley audiovisual que prohíbe la pornografía en abierto

El Consejo de Ministros ha aprobado el proyecto de Ley General Audiovisual, que establece las reglas del juego en que se tendrá que mover el sector en un futuro. La norma incluye la prohibición de emitir en televisión pornografía en abierto y apuesta por crear un Consejo Estatal de Medios Audiovisual (CEMA).El proyecto de ley transpone la Directiva Europea de Servicios de Comunicación Audiovisual de 2007.
Entre una de sus principales novedades, el texto contempla que la pornografía sólo podrá emitirse en acceso condicional y control parental, por lo que queda excluido totalmente de la televisión en abierto. Mientras, el resto de contenidos que sean perjudiciales para los menores no podrán emitirse entre las 06.00 y las 22.00 horas. Fuera de esa franja horaria, estos deberán ir siempre precedidos por un aviso acústico y visual.
Además, los programas dedicados a juegos de azar y apuestas sólo podrán verse en televisión entre la 01.00 y 05.00 horas, lo que excluirá de la parrilla televisiva los concursos basados en líneas de teléfono 905 que actualmente emiten en horario diurno varias cadenas. De hecho, según reconoció el presidente de RTVE, Luis Fernández, en una comparecencia en el Senado, la cadena pública ingresa al año cerca de 4,5 millones de euros por este tipo de concursos.
Además, según el proyecto todas las series, películas y concursos deberán disponer de "una calificación por edades". La norma obliga además a que las cadenas subtitulen el 75 por ciento de sus programas, para permitir así el acceso a las personas con discapacidad auditiva
La publicidad
La norma también regula la publicidad en los medios audiovisuales, especialmente en lo relativo a los menores. En este sentido prohíbe la publicidad dirigida a menores cuando pueda explotar "su admiración hacia terceros". Además, los anunciantes no podrán vender sus productos dentro de series o programas infantiles, lo que se conoce como "emplazamiento de producto".
El proyecto también considera ilegal "toda publicidad que no transmita una imagen igualitaria, plural y no estereotipada de mujeres y hombres", y garantiza la accesibilidad de las personas con discapacidad a la televisión.