Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Lamento profundamente lo que he hecho pero no voy a dimitir"

El congresista demócrata por el estado de Nueva York Anthony Weiner ha confesado, entre lágrimas, que protagonizó un escándalo sexual. El político ha reconocido que enviaba fotografías suyas obscenas a una estudiante universitaria de 21 años de edad, tras haber mantenido con anterioridad que no lo había hecho.
Weiner, que es una de las principales voces liberales en el grupo demócrata en la Cámara de Representantes, también ha reconocido que mantuvo conversaciones telefónicas y por Internet inapropiadas con seis mujeres, aunque ha subrayado que no llegó a mantener una relación física con ninguna de ellas.
El congresista se ha sometido durante más de media hora a las preguntas de los periodistas y ha confesado entre sollozos que "en la fotografía aparecía yo y la envíe".
"Lamento profundamente lo que he hecho pero no voy a dimitir", ha explicado Weiner en una rueda de prensa en la que acepta el juicio social de los estadounidenses. El congresista ha detallado una por una las redes sociales donde enviaba las fotos y ha explicado que mantuvo relaciones inapropiadas con seis mujeres que conoció por Internet durante tres años.
Anthony Weiner se vio obligado a mentir cuando se dio cuenta de que, por error, había enviado una de sus fotos de forma pública en lugar de por un mensaje privado a una mujer de Seattle, entonces afirmó que le había pirateado la cuenta. Ahora se ha visto obligado a reconocer la verdad.
Figura emergente del partido demócrata
A sus 47 años, Weiner estaba considerado una figura emergente dentro del Partido Demócrata, bien relacionado con los Clinton, e incluso había sonado como posible candidato a la alcaldía de Nueva York en 2003.
Ahora se enfrenta al juicio moral de los estadounidenses, de momento, ha conseguido el perdón de su mujer, a quien le comunicó sus relaciones a distancia antes de comparecer ante los medios.