Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lacalle: "José Mujica será nuestro presidente, debemos razonarlo y aceptarlo"

La Corte Electoral ha confirmado hoy la victoria del ex guerrillero José Mujica en las elecciones presidenciales del domingo en Uruguay con el 94,51 por ciento de los votos escrutados, lo que garantiza el segundo Gobierno consecutivo de izquierda en la historia del país.
La candidatura de Mujica y su acompañante a la vicepresidencia, Danilo Astori, obtuvo 1.135.197 votos y se impuso así al ex presidente conservador Luis Alberto Lacalle y su segundo Jorge Larrañaga, que sumaron 914.877 sufragios.
Con casi todos los sufragios revisados en la capital y sus alrededores, donde vive la mayoría de los 3,3 millones de uruguayos, solo falta por conocer los resultados finales de los departamentos rurales de Rivera y Soriano, cuyo recuento tuvo que suspenderse momentáneamente por las fuertes lluvias.
De este modo Mujica sucederá el próximo 1 de marzo al socialista Tabaré Vázquez, que en 2005 se convirtió en el primer presidente de izquierdas de Uruguay en sus casi 200 años de historia republicana.
En la primera vuelta el candidato del izquierdista y oficialista Frente Amplio obtuvo el 48 por ciento de los sufragios y la mayoría en ambas cámaras del Parlamento, frente al 28 por ciento que obtuvo su rival del tradicional Partido Nacional o "blanco".
Ese triunfo, sin embargo, no garantizó la Presidencia para Mujica, que debió medirse a Lacalle en segunda vuelta, candidato que pese a contar con el apoyo explícito de otras fuerzas políticas, como el Partido Colorado, no logró sumar votos para desbancar a su contendiente.
Los resultados electorales han sido reconocidos inmediatamente por todos los sectores apenas se difundieron las primeras encuestas nada más cerrar las urnas, que daban al ganador entre el 51,5 y el 50,1 por ciento de los votos.
Con esos datos en la mano, Mujica, que pasó trece años de su vida en la cárcel, buena parte de ellos durante la dictadura militar (1973-1985) sometido a tortura y malos tratos, se ha dirigido a los miles de seguidores que se concentraron pese a la lluvia frente al cuartel de su partido en Montevideo para agradecerles el apoyo.
"Hay de aquellos que no se den cuenta de que el poder no está arriba sino en el corazón de las grandes masas", advirtió en un encendido discurso en el que también pidió disculpas por los errores y exabruptos en los que incurrió durante la campaña.
Con un marcado tono conciliador Mujica ha señalado que en la elección no ha habido "ni vencidos ni vencedores" y advierte que el gobierno que él presidirá "no es dueño de la verdad" y "precisa a todos".
Minutos antes, el presidente Vázquez había dado como ganador a su compañero de bloque político y había enviado un abrazo por teléfono a Lacalle.
Casi al mismo tiempo, el propio perdedor reconocía desde la sede de su agrupación la victoria de su contrincante y exhortaba a sus seguidores a ser "custodios de las instituciones".
"José Mujica será nuestro presidente, debemos razonarlo y aceptarlo", afirmaba Lacalle frente a un grupo poco numeroso de acólitos abatidos por el resultado electoral.
Mientras el ánimo festivo se apropiaba de las decenas de miles de simpatizantes frenteamplistas que confluyeron en el centro de Montevideo pese al temporal que azotaba la ciudad, Mujica dijo estar en deuda con el pueblo por haber dado "batalla" durante años y por haberla "mantenido encendida".
Sólo el mal tiempo ensombreció una jornada electoral en la que el civismo marcó la pauta del comportamiento de los ciudadanos, como es habitual en Uruguay y como remarcó el propio presidente Vázquez al ir a votar por la mañana.