Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El LHC se convierte en el acelerador de partículas más potente del mundo

LHCReuters
El Gran Colisionador de Hadrones o 'LHC' ha logrado un nuevo récord mundial y se ha convertido en el acelerador de partículas más potente del mundo, por delante del Tevatron estadounidense.
Así, a lo largo de los 27 kilómetros de circunferencia se ha producido la colisión de protones más rápida de la historia, a una energía que roza los 1,18 teraelectronvoltios (TeV), a primera hora de esta mañana; una cifra que supera el récord de 0,98 TeV del Tevatrón del Fermi National Accelerator Laboratory de Chicago en 2001.
De hecho, en 2010 el CERN espera que los choques entre partículas alcancen una energía de hasta 7 Tev, por lo que este avance ha supuesto un "importante primer paso" para la actividad del LHC este próximo año, ha indicado la organización. Concretamente, está instalado en un túnel de 27 kilómetros de circunferencia, a una profundidad que oscila entre los 50 y los 150 metros entre la cordillera del Jura, en Francia, y el Lago Ginebra, en Suiza.
Se estudiarán los fenómenos de la materia, la energía, el espacio y el tiempo
El aparato provocará colisiones frontales entre dos haces de partículas del mismo tipo, o bien protones, o bien iones de plomo. Los haces se crearán en una cadena de aceleradores que ya existen en el CERN, y después se inyectarán en el 'LHC', donde se moverán en un vacío comparable al del espacio sideral. En ese momento, los imanes superconductores, que funcionan a temperaturas bajísimas, guiarán los haces alrededor del anillo.
Cuando los haces se crucen se producirán alrededor de 20 colisiones, aunque como los haces se cruzan unas 30 millones de veces por segundo, el 'LHC' generará hasta 600 millones de colisiones por segundo. La colisiones se registrarán en cuatro inmensos detectores, con los que los físicos quieren investigar nuevos fenómenos relacionados con la materia, la energía, el espacio y el tiempo.