Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José Coronado sobre el cine español: "Aquí somos tan tontos que nos tiramos piedras a nosotros mismos"

El actor José Coronado ha criticado, en un encuentro digital con Europa Press con motivo del estreno de 'El hombre de las mil caras', los prejuicios que se tenían en España respecto a ver cine español. "Aquí somos tan tontos que nos tiramos piedras a nosotros mismos", ha señalado.
No obstante, el actor ha comentado que la situación ha cambiado porque el público se ha "quitado complejos" y está "aprendiendo a ver cine". "Hemos dejado de jugar en segunda división", ha bromeado sobre el tema Coronado, que considera que actualmente el momento por el que atraviesa el cine español es "fantástico" pero no "gratuito".
Dirigida por Alberto Rodríguez, 'El hombre de las mil caras' llegará a las salas españoles este viernes 23 de septiembre. Coronado ha alabado al director de la cinta por su exigencia y "capacidad de trabajo brutal", así como por su "pudor" a la hora de contar historias. Asimismo, ha destacado su faceta tanto como profesional del cine como por su persona. "Es el Gran Capitán, dice 'salta por aquí', y yo confío en él", ha comentado.
En este thriller, Coronado da vida a Jesús Camoes, socio de Francisco Paesa, célébre espía español de los años 80. "Los [papeles de] malos suelen ser más agradecidos, pero más peligrosos de caracterizar", ha dicho en relación a su personaje en la cinta, personaje que, a su juicio, es de lo "mejorcito" de 'El hombre de las mil caras'.
Pese a su trayectoria en el mundo de la televisión, el cine y el teatro, el actor confiesa que donde se siente "más cómodo" es sobre las tablas porque, a su juicio, se trata de un medio donde la verdad es "pura y dura". "Es lo más exigente, lo más sacrificado, pero lo que más te enseña", ha añadido. Aun así, Coronado considera que "un actor del siglo XXI tiene que estar en los tres medios", es decir, cine, televisión y teatro.
Con respecto al mundo del cine, el actor ha admitido que con quien le gustaría trabajar es con "muchos" directores, como Amenábar o Almodóvar --con los que nunca ha trabajado--, pero sobre todo con cineastas jóvenes. Y si tuviera que interpretar a algún personaje histórico, el actor se decanta por Ricardo III. "El género histórico me apasiona", ha apuntado Coronado, que admite que es William Shakespeare quien le ha marcado.
"HASTÍO" POR LA SITUACIÓN POLÍTICA EN ESPAÑA
Preguntado sobre si protagonizaría una película sobre la situación política que atraviesa el país en la actualidad, el actor ha sido tajante. "Claro que me gustaría, se está empezando a hacer", ha señalado el actor, que ha puesto de ejemplo al propio Alberto Rodríguez, cineasta al que define como un "despierta-conciencias o levanta-alfombras". En este sentido, dice que los españoles tienen que aprender de los americanos, quienes no tienen "vergüenza" de mostrar sus guerras, entre otros.
Coronado ha dicho que su "preocupación" por la situación actual que vive el país en el terreno de la política era "tan grande" que se ha convertido en "hastío". "Hay que solucionar esto, no se va a solucionar en una semana o un mes, hay que cambiar la forma de hacer política y recuperar los valores de la ética", opina el actor, que ha criticado que "lo único" que hacen los políticos es "mentir".
Por otro lado, el actor ha confesado sentirse "muy feliz" y "afortunado" con la vida que le ha "tocado" y que, si tuviera de nuevo 20 años, volvería a tener su vida tal y como es.
En cuanto a cómo mantiene el equilibrio entre su vida pública como actor y su vida privada, Coronado hace referencia a la educación recibida y al respeto. "Lo he conseguido con educación, respeto y dejando las cosas claras, y no lucrándote nunca de tu vida privada", ha explicado. Además, en su opinión, está "convencido" de que para un actor es "importante" mantener un "punto de misterio" sobre su vida privada porque, de ese modo, el público se creerá más los personajes a los que interpreta.