Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Japón eleva el riesgo del accidente nuclear en Fukushima

La autoridad reguladora japonesa en materia de seguridad nuclear ha elevado de 4 a 5 el riesgo del accidente nuclear en la central de Fukushima Daiichi. Estos niveles se corresponden con la escala internacional de Sucesos Nucleares (INES), que consta de siete niveles.
Según datos remitidos este viernes por el Foro de la Industria Nuclear Española, las unidades 2 y 3 de Fukushima Daiichi han sido recalificadas con nivel 5 en la Escala INES.
De este modo, el suceso pasa de ser considerado "accidente con consecuencias de alcance local" (nivel 4) a ser reconocido como un "accidente con consecuencias de mayor alcance" (nivel 5).
Las fuentes oficiales japonesas mantienen que la integridad del edificio de contención primaria de la unidad 1 permanece intacta. Por su parte, la unidad 4 de la central de Fukushima Daiichi ha sido calificada con nivel 3 ("incidente importante"), al igual que las unidades 1, 2 y 4 de Fukushima Daini.
El nivel 6 de la escala INES supondría pasar a un "accidente importante" y el nivel 7 equivaldría a un "accidente grave", en el que se liberarían al exterior materiales radiactivos con repercusiones serias para la salud y para el medio ambiente (como ocurrió en Chernóbil -Ucrania-).
Según los citados datos, los monitores de radiación localizados fuera del emplazamiento detectan radiación"relativamente alta en algún punto"; no obstante, "los niveles de radiación no alcanzan un nivel perjudicial para la población".
Se continúa con las labores de enfriamiento
Varios camiones cisterna han continuado este viernes, cuando se cumple una semana del terremoto, con el lanzamiento de agua en el edificio que alberga el reactor número 3 de la planta nuclear de Fukushima (noreste de Japón), muy dañado tras el tsunami.
Sobre esta instalación ya se vertieron este jueves 64 toneladas de agua, desde helicópteros militares, y aunque la medida obtuvo cierto éxito, el ejecutivo japonés y la empresa propietaria de la central han preferido optar por esta nueva estrategia. Mientras tanto, se intenta reactivar el suministro de energía eléctrica con cables externos para ayudar al sistema de refrigeración. La empresa que gestiona la central calcula que la electricidad podría llegar a Fukushima 1 el próximo domingo.
Como resultados de los trabajos de enfriamiento con helicópteros y camiones cisterna, los niveles de radiación de la planta nuclear habían descendido después de las operaciones sin precedentes de ayer, según ha informado el gobierno de Japón.
En total de siete camiones de las fuerzas de Auto Defensa (Ejército) de Japón han sido movilizados para esta nueva operación de lanzamiento de agua sobre la unidad 3. Los camiones se acercan por turnos al reactor en intervalos de cinco a diez minutos y lo rocían con agua durante varios segundos, antes de alejarse de nuevo para dar paso a la siguiente ronda.
Ya van casi 7.000 muertos
La Agencia Nacional de Policía japonesa ha aumentado este viernes a 6.911 muertos y 10.316 desaparecidos el balance por el terremoto de nueve grados y el posterior tsunami registrados el pasado 11 de marzo en la costa nororiental de Japón, según ha informado la agencia de noticias Kiodo. Con la actualización del balance, la cifra de muertos ha superado ya la registrada en el terremoto de 1995 en Kobe. La cifra global de muertos y desaparecidos se eleva a 17.227 personas.
Los cerca de 90.000 efectivos de los equipos de rescate, incluidos policías y militares de las Fuerzas de Autodefensa japonesas, han recuperado hasta el momento a 26.000 supervivientes.

Una semana después del movimiento telúrico, las infraestructuras vitales están siendo rehabilitadas en las zonas más afectadas por el terremoto, mientras se desconoce el paradero de decenas de miles de personas. Las carreteras, puertos y aeropuertos que quedaron dañados por el terremoto y el tsunami están siendo reparados. La autopista de Tohoku ya ha sido abierta a la circulación de vehículos de emergencia, y el aeropuerto de Sendai, que quedó inundado por el tsunami, ha empezado a recibir aviones y helicópteros en misiones humanitarias.
A pesar de la paulatina recuperación de infraestructuras, el reparto de ayuda humanitaria y la evacuación de supervivientes continúa siendo complicado por la escasez de combustible y de vehículos de transporte.
En la actualidad, unas 370.000 personas permanecen en unos 2.100 refugios en las zonas afectadas por el seísmo, en las que las temperaturas continúan siendo más bajas de lo normal. La escasez de combustible ha provocado en la prefectura de Miyagi que el Gobierno permita el enterramiento de los fallecidos, en lugar de la cremación tradicional por el rito budista.
La agencia de noticias Kiodo ha informado además de que el Gobierno ha decidido destinar 5.400 millones de yenes, unos 47 millones de euros, de sus reservas para pagar el combustible por el despliegue de las Fuerzas Armadas en misiones de evacuación y ayuda humanitaria en las zonas devastadas por el terremoto y el tsunami.
El Gobierno envía un avión para repatriar españoles
El avión que enviará el Gobierno a Japón para repatriar a aquellos españoles que lo deseen saldrá del país nipón de regreso a España el próximo domingo y llegará a España previsiblemente el lunes. Se trata de un Jumbo con 450 plazas y el Ejecutivo no descarta enviar otro aparato después si éstas no son suficientes para alojar a todos los españoles que manifiesten su deseo de salir del país, según ha anunciado este viernes el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba.
Según ha detallado Rubalcaba, se trata de un Jumbo con 450 plazas y, hasta la fecha, son alrededor de 300 los españoles que han pedido salir de Japón, aunque no descarta que el número aumente después de conocer que se abre esta posibilidad. Por ello, ha avanzado que el Ejecutivo podría habilitar otro avión con este propósito si aumenta el número de personas que quieren volver a España.