Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irlanda se rinde al rescate a cambio de austeridad

Tras una semana resistiéndose, Irlanda por fin pidió el rescate financiero que todos pedían 'a gritos' y se convierte en el segundo país europeo en medio año que requiere ayuda, tras Grecia. El primer ministro de Irlanda, Brian Cowen, confirmó a última hora del domingo que el país solicitará los fondos de rescate de la Unión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE) con el objetivo de garantizar la solvencia del sector bancario irlandés.
En una rueda de prensa, Cowen confirmó lo anunciado horas antes por su ministro de finanzas, Brian Lehinan, quien adelantó que Irlanda solicitará la ayuda de la UE, el FMI y el BCE, tras ratificar un plan de austeridad con el que se pretende reducir el déficit nacional en 15.000 millones de euros para finales de 2014, según informó la cadena estatal RTE.
El dirigente señaló que el objetivo de esta ayuda, cuyos detalles se concretarán en reuniones posteriores, es devolver la solidez al sistema bancario del país, así como situar el déficit público en niveles similares a los de 2006. No obstante, descartó que esta medida fuera a suponer variación alguna en el impuesto de sociedades, lo que ha tranquilizado a las empresas asentadas en el país.
El ministro irlandés de Economía ha afirmado que los funcionarios enviados a Dublín por la UE y el FMI han calificado como "satisfactorio en general" las líneas maestras del plan de ajuste presupuestario del Gobierno, que será publicado este miércoles.
Solidaridad europea
La mayoría de ministros de Asuntos Exteriores de la UE han reivindicado "la credibilidad" y "la solidaridad" de Europa para apoyar el rescate de Irlanda después de que el primer ministro irlandés, Brian Cowen, haya confirmado la intención de Dublín de solicitar ayuda.
Por su parte, el gobernador del Banco Central de Irlanda, Patrick Honohan, aplaudió la decisión del Gobierno de solicitar los fondos de rescate, paquete estimado en unos 73.000 millones de euros, al considerar que las ayudas al sector bancario aportarán mayor seguridad a las políticas económicas y financieras.
Por su parte, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores alemán, Werner Hoyer, ha considerado que los ministros de Economía lanzaron ayer "un mensaje muy bueno" de apoyo a Irlanda y ha subrayado su esperanza de que el rescate a Irlanda "estabilizará" la situación, rechazando asimismo un posible contagio del rescate en otros países de la Eurozona como Portugal y España.
Participación de Reino Unido y Suecia
Los ministros de Economía de los Veintisiete acordaron este domingo responder positivamente a la solicitud de asistencia presentada por Irlanda para hacer frente a la crisis de deuda provocada por los graves problemas de su sector financiero. Dublín podrá así beneficiarse de ayudas del fondo de 750.000 millones de euros creado en mayo por la UE y el FMI.
En la operación participarán también, pese a no formar parte de la eurozona, Reino Unido y Suecia, que "están dispuestos a considerar un préstamo bilateral".
Reino Unido calcula que su aportación total al rescate de Irlanda, a la que también concederá un préstamo bilateral directo, alcanzará los 7.000 millones de libras esterlinas (8.180 millones de euros), según ha apuntado el ministro británico de Economía, George Osborne.
Por su parte, Suecia podría ofrecer un préstamo bilateral a Irlanda por importe de entre 5.000 y 10.000 millones de coronas (entre 535 y 1.070 millones de euros), según ha explicado el ministro sueco de Economía, Anders Borg.
El G-7 aplaude la decisión
Las reacciones se encaminan hacia la misma dirección, todos aplauden la decisión de Irlanda para calmar los mercados. Los ministros de Finanzas de las siete primeras economías del mundo han aplaudido este lunes la decisión de Irlanda de solicitar los fondos de rescate de la UE, el FMI y el BCE.
"La acción coordinada de los países europeos y del FMI refleja nuestra voluntad común de actuar con rapidez y decisión para mitigar los riesgos emergentes, mantener la estabilidad de los mercados y garantizar la recuperación mundial", manifestaron a través de un comunicado divulgado por el ministro canadiense.
Puede pasar factura al Gobierno
Este rescate puede tumbar al Gobierno irlandés. El Partido Verde, socio de coalición del Fianna Fail del primer ministro irlandés, Brian Cowen, ha abogado este lunes por la celebración de elecciones anticipadas el próximo año, después de que la UE haya acordado salir al rescate de la economía de Irlanda.
El líder de los Verdes, John Gormley, ha defendido que las elecciones se celebren en la segunda mitad de enero, según informa la televisión irlandesa RTE.