Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán no deja de desafiar al mundo

Las autoridades iraníes han ensayado con éxito el lanzamiento de un misil Sejil 2 de largo alcance con capacidad para alcanzar el territorio de Israel y las bases estadounidenses del Golfo Pérsico, según informó este miércoles la televisión estatal Al Alam.
Según Al Alam, la televisión estatal por satélite, el misil Sejil tiene un alcance superior al del Shahab, el cual, según han indicado las autoridades iraníes en el pasado, tiene capacidad para atacar objetivos situados a 2.000 kilómetros de distancia. Las Fuerzas Armadas iraníes ya habían probado una versión del mismo misil el pasado mayo.
La noticia coincide con el incremento de las tensiones entre Irán y las potencias occidentales acerca de su programa nuclear. Israel y Estados Unidos no han descartado la acción militar en caso de que la diplomacia no sea capaz de resolver el contencioso, e Irán ha amenazado con responder cualquier ataque.
Reacciones desde Copenhague
El primer ministro británico, Gordon Brown, ha condenado la última prueba de Irán con el misil Sejil 2. Ha dicho que habló de esto con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en Copenhague, donde ambos asisten a la Cumbre del Cambio Climático. Tanto Brown como Ki-moon han mostrado su preocupación.
En unas declaraciones a los medios británicos desde la capital danesa, Brown ha advertido de que Irán puede afrontar duras sanciones porque la prueba del misil es un asunto de gravedad.
"Este es un asunto de seria preocupación para la comunidad internacional y hace que nos movamos hacia las sanciones. Trataremos esto con la seriedad que merece", ha agregado el primer ministro brtánico.
La comunidad internacional acusa a Teherán de ocultar, bajo su programa nuclear civil, un supuesto proyecto militar paralelo cuyo objetivo sería adquirir un arsenal atómico.
Sanciones y más sanciones
La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado por abrumadora mayoría nuevas sanciones contra Irán y las empresas que realizan negocios con su Gobierno, como castigo por no suspender su programa nuclear.
Antes del debate y votación de la medida, el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la cámara baja, el demócrata Howard Berman, ha advertido de que un Irán con armas nucleares "es el reto estratégico más grave y urgente que afronta Estados Unidos".
"Debemos utilizar todos los medios diplomáticos a nuestro alcance, incluyendo sanciones más fuertes, para prevenir que eso se convierta en realidad", ha enfatizado Berman, copatrocinador de la medida.
Los legisladores han aprobado la medida para presionar a Irán a que ceda a las exigencias de la comunidad internacional y abandone sus ambiciones nucleares.
El Gobierno de Teherán insiste en que su programa de enriquecimiento de uranio tiene fines pacíficos.