Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán comienza a enriquecer uranio

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, ha dejado abierta una "puerta a la interacción" con la comunidad internacional tras anunciar el comienzo del proceso de enriquecimiento a nivel nacional de combustible nuclear para el reactor de Teherán, una decisión que podría suponer un golpe casi irremediable a las negociaciones con la comunidad internacional para enriquecer su uranio en el extranjero.
Este combustible nuclear era el que las potencias internacionales deseaban proporcionar a Irán a cambio de que las autoridades de Teherán les dieran su uranio de bajo enriquecimiento a un 3,5 por ciento.
Se sospecha que ese uranio podría ser empleado en la fabricación de un arma de destrucción masiva, que Irán recibiría después con un enriquecimiento del 20 por ciento para utilizarlo en sus reactores y convertirlo en isótopos médicos con uso civil, despejando dudas sobre las intenciones pacíficas de su programa nuclear.
"He pedido al doctor (Alí Akbar) Salehi que se empiece a trabajar en la producción de combustible al 20 por ciento a través del uso de las centrifugadoras", ha anunciado Ahmadineyad en relación al director del organismo nuclear iraní.
Abierto a negociar, pero...
"Le habíamos dicho a Occidente que viniera e hiciera el intercambio, pero sabiendo que podíamos enriquecer nosotros mismos el combustible al 20 por ciento", ha asegurado el presidente en un discurso televisado. "Les dimos de dos a tres meses de plazo. Y ellos comenzaron un nuevo juego. Por eso le pedí al doctor Salehi que comenzara a trabajar en la producción del combustible".
"Las puertas a la interacción todavía están abiertas", ha añadido Ahmadineyad, quien ha especulado con la posibilidad de emplear tecnología láser para enriquecer el uranio, pero no dio mas detalles.
Con estas declaraciones, se aleja la posibilidad de un acuerdo en este sentido a pesar de que esta semana el Gobierno iraní se había pronunciado positivamente a su favor. Sin embargo, el propio secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, ha tachado de "decepcionante" la respuesta final dada por Irán respecto a esta negociación, marcada por los desacuerdos entre las partes negociadoras en cuanto a las cantidades de uranio a entregar y recibir.