Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores hallan un biomarcador que podría ayudar a diagnosticar las conmociones cerebrales

Investigadores del Laboratorio de Neurociencias Auditivas de la Universidad Northwestern (Estados Unidos) han hallado que la capacidad del cerebro para procesar el sonido es un biomarcador que podría ayudar a diagnosticar las conmociones cerebrales.
Esta conclusión se ha obtenido al observar la actividad cerebral de los personas que fueron expuestas a estímulos auditivos, descubriendo descubrieron un patrón en la respuesta auditiva de los niños que sufrieron conmociones cerebrales en comparación con los niños que no lo habían hecho.
Para ello, según publica la revista 'Nature Scientific Reports', colocaron tres sensores en las cabezas de los niños para medir reacción eléctrica automática del cerebro al sonido. Con esta medida, identificaron con éxito al 90 por ciento de los niños con conmoción cerebral y al 95 por ciento de los niños del grupo de control que no sufrieron concusiones.
Los niños que sufrieron contusiones tuvieron en promedio una respuesta neural del 35 por ciento menor y a medida que se recuperaban de sus lesiones en la cabeza, la capacidad de procesar el sonido volvió a la normalidad.
"Hacer sentido del sonido requiere que el cerebro realice algunos de los trabajos más complicados desde el punto de vista computacional, por lo que no es sorprendente que un golpe en la cabeza interrumpa esta delicada maquinaria", han zanjado los expertos.