Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Incautados 92 kilos de heroína en el sur de Francia y Madrid

Paquetes de heroínaReuters
Una investigación conjunta entre el Cuerpo Nacional de Policía y la Policía de Francia ha conducido a la intervención de 92 kilos de heroína, lo que supone la mayor aprehensión de esta droga en lo que va de año en nuestro país. La droga, procedente de Turquía, ha sido localizada en Madrid y en la localidad de Argeles-Sur-Mer, al sur francés. La operación, en la que han participado 40 agentes y que se ha extendido durante ocho meses.
Hay cuatro detenidos, entre los que figura el cabecilla del grupo, que además regentaba dos restaurantes en Barcelona. Los cuatro miembros de la organización han sido acusados de un delito contra la salud pública dentro del operativo bautizado con el nombre de 'Galgo'.
Recogían, transportaban, almacenaban y distribuían
Las investigaciones se iniciaron en enero al detectar un grupo organizado que podrían dedicarse a la introducción y posterior distribución en España de importantes cantidades de heroína procedente de Turquía. El grupo investigado estaba dirigido por un ciudadano con pasaporte sueco, de origen curdo-iraní y afincado en la provincia de Barcelona donde regentaba dos establecimientos de hostelería.
Las pesquisas revelaron que el sospechoso contaba con proveedores de la droga en Turquía y con colaboradores franceses, residentes en zonas próximas a la frontera española de La Junquera, en Gerona, encargados de realizar labores de recepción, transporte y entrega de las partidas de heroína a los distribuidores que operaban en escalones inferiores.
Dos subordinados, de nacionalidad francesa, estaban a las órdenes del cabecilla de la banda y dedicaban a recoger, transportar el dinero y almacenar la droga en 'caletas' o viviendas habilitados para ocultar el estupefaciente, situadas en territorio francés.