Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Imputados los dueños de dos bares de Pamplona por exhibir fotos de etarras

Herriko TabernaReuters
El juez Eloy Velasco ha citado a declarar como imputados a los dos propietarios y a las dos encargadas de dos bares de Pamplona por negarse a retirar las fotos de miembros de ETA exhibidas en sus locales. Se considera un delito de enaltecimiento del terrorismo y otro de desobediencia grave.
El juez cita como imputadas de un delito de desobediencia grave a la encargada del bar Zurgai, Izaskun Goñi Juárez, y la del bar Ezpala, Ainoa Oroz Torrea. Además como imputados por un delito de enaltecimiento de terrorismo a ambos responsables de los locales.
A petición del fiscal Miguel Ángel Carballo que ha reclamado que se proceda con carácter inmediato, de manera cautelar, a la clausura temporal de ambos locales, Velasco celebrará una vista de las previstas en el artículo 129 del Código Penal. Ésta establece que el juez que instruye un caso podrá acordar la clausura de una empresa y la suspensión de sus actividades si las considera "instrumento del delito" y "previa audiencia de los titulares o de sus representantes legales".
Los hechos
Este pasado miércoles Carballo denunció a las encargadas y responsables de estos bares ante Velasco. Lo hizo tras conocer el informe de la Guardia Civil sobre estos locales, emitido tras unas diligencias abiertas por la Fiscalía a raíz de un comunicado de la Delegación del Gobierno de Navarra que hablaba de la exposición de fotos de etarras.

Tras este informe, la Fiscalía ordenó el pasado 24 de julio que las Fuerzas de Seguridad retirasen de forma "urgente" todos los carteles, fotografías, pancartas o lemas de apoyo a miembros de ETA. Tantop los responsables como las encargadas de los locales se negaron a acatar las órdenes de la Guardia Civil lo que desembocó en un delito de desobediencia grave.