Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Imibic estudia una técnica para mejorar el cribado del cáncer de pulmón a través del aire que exhalado

Investigadores del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (Imibic) estudian una técnica para mejorar el cribado el cáncer de pulmón y conseguir que sea más efectivo, al permitir su detección en etapas más tempranas, a través del análisis del aire que se exhala.
Según ha indicado el instituto en una nota, este estudio preliminar, dirigido por el investigador del Imibic Antonio Rodríguez, realizado en colaboración con la Unidad de Gestión Clínica de Oncología Médica del Hospital Universitario Reina Sofía, se denomina 'Método de obtención de datos útiles para el cribado de pacientes con cáncer de pulmón en condensado de aire exhalado'.
El estudio se centra en el análisis proteómico basado en la espectrometría de masas que permitiría la búsqueda de nuevos biomarcadores que posibilitarían adelantar la detección del cáncer de pulmón en fases iniciales, y ha obtenido uno de los premios del Imibic a la Innovación Biomédica 2016.
La obtención de condensado de aire exhalado (EBC) permite el estudio no invasivo en patologías pulmonares. La innovación propuesta en este proyecto es explorar si las proteínas presentes en el EBC constituyen biomarcadores efectivos en estrategias de cribado del cáncer de pulmón.
Normalmente, los síntomas de este tipo de cáncer aparecen cuando la enfermedad ha progresado y la mayoría de los tumores se diagnostican en un estadio avanzado, lo que implica una baja tasa de superviviencia. Por ello, se pretende establecer un sistema de cribado para detectar la enfermedad en fases más tempranas.
Algunos estudios muestran que el cribado con tomografía computarizada de baja dosis reduce la mortalidad un 20 por ciento, pero otros no han confirmado estas cifras, por lo que se hace necesario mejorar las técnicas de cribado.