Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Identifican a los atracadores de Cambrils

Los agentes han conseguido identificar gracias a las cámaras de seguridad a los dos autores de un atraco a una oficina bancaria en Cambrils (Tarragona), en el que murió una joven. En el momento del robo ambos iban disfrazados con gafas, postizos y una gorra. El operativo de búsqueda se ha intensificado y se ha extendido a las áreas limítrofes de Aragón y Comunidad Valenciana.
Los agentes buscan a dos delincuentes con antecedentes penales, incluso con algún ingreso en prisión. La grabación, de casi un minuto de duración, permite ver a los dos individuos frente a la caja, uno de complexión delgada (con gorra y gafas), de aproximadamente 1,65 metros de estatura, y otro más grueso, con peluca y bigote postizo, unos diez centímetros más alto.
La investigación del caso ha determinado que el disparo mortal, que alcanzó en el cuello a la cajera, se produjo a través de la trampilla del cristal de seguridad. La víctima no se negó en ningún momento a dar el dinero a los asaltantes, por lo que se baraja la hipótesis de que el tiro se produjese de forma accidental, momento en el que huyeron precipitadamente sin ningún botín. En contra de lo especulado en un primer momento, en el que se atribuyó la autoría a dos personas extranjeras del este de Europa, los dos fugados hablaban castellano entre ellos.
Durante este martes se produjeron protestas silenciosas en toda España delante de las entidades bancarias por el riesgo que asumen los cajeros, y fue especialmente significativa la de la sucursal central del Banco de Santander en Tarragona.
Concentraciones
Delante de los Ayuntamientos de Cambrils y en Sant Carles de la Rpita, de donde era natural Estela C., y también en los centros de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona, donde estudiaba Económicas, se concentraron centenares de personas.
Por la tarde, la iglesia de la Santísima Trinidad de Sant Carles se quedo pequeña para albergar a los cientos de vecinos del pueblo, de unos 15.000 habitantes, que quisieron estar presentes en el funeral. La víctima del atraco de Cambrils formaba parte de una familia muy conocida en la localidad, ya que su padre había sido concejal.