Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ibex 35 cae un 0,55 por ciento al cierre de la sesión

El parqué madrileño ha cerrado de nuevo en negativo, aunque ha logrado moderar su descensos hasta el 0,55 por ciento, lo que le ha permitido salvar el nivel de los 10.200 puntos (10.224,9), en una jornada marcada por una gran volatilidad y por un empeoramiento de la percepción de riesgo de impago de la deuda española y el aumento de su diferencial respecto al 'bund' alemán.
Después de tres días de fuertes repuntes, los inversores han recogido beneficio en las dos últimas jornadas. La falta de detalles sobre el plan de rescate de Grecia ha empañado la euforia que se desató en los mercados tras su anuncio, y ha desinflado las expectativas de lograr una cierta estabilidad.
Subidas y descensos
Los mayores descensos del día han sido para OHL (-4,28 por ciento), Iberia (-3,38 por ciento), Banesto (-3,27 por ciento) y Abengoa (-3,10 por ciento). Bankinter, por su parte, se ha dejado un 2,30 por ciento, seguido de Banco Santander (-1,58 por ciento), Banco Popular (-1,30 por ciento), Banco Sabadell (-0,51 por ciento), BBVA (-0,48 por ciento), Repsol YPF (-0,18 por ciento) y Telefónica (-0,15 por ciento).
En el lado de las subidas se han colocado pocos valores, entre ellos, REE (+2,06 por ciento), Grifols (+1,76 por ciento), Ebro Puleba (+1,50 por ciento) y Enagás (+1,29 por ciento).
Atención a China
La atención de los inversores también se ha centrado en China, después de que Banco Popular haya decidido por segunda vez en un mes elevar en medio punto porcentual los requerimientos de capitalización de los bancos del país para los bancos de menor tamaño, en un intento de atajar la creación de burbujas y el sobrecalentamiento de la economía del gigante asiático.
Además, la menor confianza de los consumidores en Estados Unidos, que ha registrado en febrero una inesperada caída hasta los 73,7 puntos, no ha sentado bien en el mercado norteamericano, cuyos recortes ha contribuido a lastrar aún más al resto de plazas europeas.