Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El IPC eleva su caída en junio y sitúa su tasa anual en el -1 por ciento

El Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) en España ha aumentado una décima su caída en junio y ha situado su tasa interanual en el -1 por ciento, con lo que ya son cuatro los meses en los que este indicador registra tasas negativas, según el indicador adelantado elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).
En concreto, el IPCA ha entrado por primera vez en negativo el pasado mes de marzo. En toda la serie histórica de este indicador, que arranca en enero de 1997, no se había registrado nunca una tasa negativa.
La tasa anual del IPC armonizado suele coincidir, apenas varía en alguna décima, con la del IPC general, cuya evolución del mes de junio se publicará el próximo 10 de julio.
De situarse el IPC general en el -1 por ciento, la inflación interanual española ahondaría ligeramente su crecimiento negativo, ya que en mayo registró una tasa del -0,9 por ciento.
Se descarta la deflación
No obstante, el Gobierno sigue descartando la entrada en deflación (dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo, según la definición del FMI), opinión que también comparte el Banco de España y organismos como la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas).
La institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez cree que los riesgos de deflación en España, entendida como una caída generalizada y prolongada de los precios, son "remotos", puesto que sólo el efecto estadístico por el abaratamiento del crudo en la segunda mitad de 2008 presionará al alza el IPC hasta tasas positivas en los últimos meses del año.
Por su parte, Funcas prevé que la inflación registre tasas negativas hasta octubre, con lo que acumularía ocho meses de crecimiento negativo. No obstante, la Fundación de las Cajas considera que no se puede hablar de deflación mientras el núcleo inflacionista, que excluye los productos energéticos y los alimentos, se mantenga en positivo.