Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hungría admite la grave situación de su economía

El Primer ministro de Hungría, Vicktor OrbanReuters
En una comparecencia ante los medios, Szíjjártó ha reconocido que las declaraciones del vicepresidente del partido gubernamental Fidezs, Lajos Kosa, recogidas por diferentes medios húngaros y en las que afirmaba que las cuentas públicas sufrían un deterioro mayor del reconocido por lo que la economía del país se enfrentaba a la posibilidad de sufrir una crisis como la de Grecia "no son exageradas".
No obstante, en declaraciones a la televisión húngara, el portavoz del Primer Ministro ha apuntado que Hungría todavía no se encuentra en la misma situación que Grecia por lo que ha adelantado que el Ejecutivo trabaja en un plan de choque para sanear las cuentas públicas que será presentado en menos de 72 horas.
"El anterior Gobierno de Hungría falseó los datos, igual que sucedió en Grecia, donde ya ha llegado el momento de la verdad. Hungría aún no está así", dijo Szíjjártó, quien ha subrayado que el nuevo Gobierno pretende evitar el destino del país heleno y ha asegurado que "tras tomar conciencia de cómo es la realidad no tendrá problema en actuar".
Las declaraciones del portavoz del Primer Ministro húngaro han provocado el desplome de la Bolsa de Budapest, que ha suspendido momentáneamente la negociación del banco OTP, la mayor entidad del país, cuando perdía más de 10 por ciento, mientras el florín húngaro se ha depreciado un 2 por ciento y ha tocado su mínimo en un año frente al euro en 289,80 florines.
Por su parte, en el mercado de divisas el euro ha registrado este viernes su nivel más bajo frente al 'billete verde' desde julio de 2005 al cotizar a 1,2019 dólares, tras haber iniciado la jornada en 1,2162 dólares, ante los renovados temores al contagio de la crisis de deuda.