Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Huelga general en Portugal

Tras los importantes movimientos sociales que se llevaron a cabo en Grecia, España y Francia, ahora es el turno de Portugal.La huelga general convocada por los sindicatos ha registrado un seguimiento de entre el 85% y el 90% en la Administración pública, según la Federación Nacional de la Función Pública (FNSFP), cifra que el Gobierno sitúa en el 20,1%. Además, los sindicatos sitúan el seguimiento medio de la convocatoria entre el 70% y el 80% del total de los trabajadores.
La FNSFP destaca que los sectores de la salud, la educación y la seguridad social son los que han registrado una adhesión más elevada la huelga, con cifras que rondan el 90%. Los sindicatos aseguran que ha sido la mayor huelga general que ha vivido el país.
Respecto al sector privado, la ministra de Trabajo, Helena André, ha afirmado que la adhesión a la huelga es "muy baja", ya que no se ha producido un descenso en el consumo de la electricidad, que es lo que indica que se ha reducido la actividad económica.
En el sector de los transportes públicos, el seguimiento ha variado entre el 5,9% y el 95%, dependiendo de la empresa y el servicio, aunque el Gobierno ha recordado que las estaciones de metro se tuvieron que cerrar por motivos de seguridad.
Asimismo, ha destacado la "gran madurez cívica" demostrada por los trabajadores portugueses, ya que la jornada ha transcurrido con un "número limitado de incidentes" relacionados con restricciones a los centros de trabajo que fueron rápidamente disipados.
Los piquetes comenzaron anoche
Miembros de los dos principales sindicatos de Portugal han instalado piquetes desde anoche en las estaciones de autobuses, en los hospitales y en otros puntos de Lisboa. Además las estaciones de metro permanecen cerradas desde la medianoche del martes.
La mayor planta exportadora de Portugal, la fábrica Autoeuropa de Volkswagen, que produce unos 500 vehículos diarios, ha interrumpido su producción. "La línea de producción está completamente cerrada y no esperamos que se produzca ningún vehículo hoy", ha dicho el coordinador sindical en Autoeuropa Carlos Chora, quien ha apuntado que sólo una pequeña parte de la planta encargada de las reparaciones permanecería abierta. "Hay piquetes en la entrada, pero dejan entrar y salir a la gente", ha añadido.
Cerrados los puertos y anulados muchos vuelos
El sindicato CGTP ha afirmado que todos los puertos permanecen cerrados, mientras todos los mostradores de facturación de los aeropuertos aparecen vacíos. El 77,4% de los vuelos entre aeropuertos españoles y portugueses se han anulado.
Una de las compañías más afectadas es Iberia, que se ha visto obligada a cancelar todos sus vuelos entre Madrid y Lisboa, que suman 12 conexiones, seis vuelos de salida y seis de llegada.
La reforma contempla la subida de impuestos
El parlamento portugués votará de forma definitiva el viernes un presupuesto de austeridad sin precedentes para recortar el déficit del 7,3% al 4,6% del PIB (Producto Interior Bruto). Este plan de ajuste incluye una bajada de salarios, subida de impuestos y disminución de prestaciones sociales. Su aplicación daría lugar a una fuerte reducción del poder adquisitivo en un país en el que el salario mínimo es inferior a 800 euros.
"Es inaceptable que los trabajadores hagan lo esencial de los sacrificios", ha denunciado por su lado Joao Proença, de UGT, central sindical históricamente cercana al Partido Socialista. "No se puede aceptar que la primera, segunda y tercera prioridad de Portugal sea el déficit", ha agregado este sindicalista, recordando que el índice de desempleo se sitúa en el 10,9%.
El paro se ha producido en un momento en el que Portugal se perfila como potencial nuevo blanco de los mercados lo que podría obligar al país a solicitar una ayuda financiera externa, al igual que Grecia e Irlanda.